10.9.15

Cabeza a pájaros. El desenlace.


No, la vida se para.

Con Mariam no seguí adelante. Un día se quitó el abrigo y no tenía nada por dentro, su atractivo se quedaba en los bellos ojos verdes Y no es que fuera delgada o gruesa o qué, es que literalmente estaba hueca, sin sustancia, suspiraba bien en eso del coito pero hasta ahí, me aburría. Con esas premisas, claro está, no había posibilidad de un idilio continuado. Además me dejó, la muy...

Mi tía María Luisa, que me quiere mucho pero que es espabilada, mientras me preparaba el bacalao al pil pil para los desayunos murmuraba –este chaval no tiene remedio, ni con pájaros.-

Y me centré en Txomin, mi pingüino. Lo primero que hice fue comprarle una bufanda y una gorra de béisbol, verde. Después saqué entradas para el cine – “Don´t come knocking” de Win Wenders-, nos gustó. Al salir fuimos a cenar al hostal junto al bosque rojo -que preparan muy bien las anchoas en vinagre-; nos pusimos ciegos, él untaba el plato y palmeaba de gozo.

Txomin era poco exigente, teniendo comida y frío estaba contento, yo también. Así, la relación duraba, duraba Los vecinos nos miraban con cara rara en la escalera. Bueno, también miraban así cuando viví con Laura, esa es otra historia, gótica, Laura.

Todo iba bien hasta que llegó el circo Americano. Le llevé, claro. Allí fue donde vio al oso polar. Un flechazo. Ese mismo día desapareció. Con todo lo que yo le había dado. Ingrato. Lo peor es que se llevó mis ahorros. Dicen que les han visto de gira por la zona de Almendralejo. Forman el Dúo Gélido. Se quitan las pieles, serán...Y conmigo que era tan recatado.

Mi tía María Luisa ya no se atreve a decir nada, ni viene a almidonar los calvinklein, ha empezado un cursillo de filatelia por correspondencia y no tiene tiempo de nada.

Yo, ya, estoy bien, gracias, no os preocupéis. Es solo que tengo mala suerte en mis relaciones. Lo único, si sabéis de alguna buena chica, que le gusten los animales, aunque ella también lo sea –un poco, eh-, que tenga algo por dentro -además de lo que tiene que tener, claro- darle mi dirección, en estos momentos estoy solo, sin compromiso.

Le he echado el ojo a un canario flauta, que me han dicho que son muy fieles, pero la verdad no me decido. Ay, con todo lo que he pasado, no gano para disgustos.

Hasta mañana.

4 comentarios :

LA ZARZAMORA dijo...

Yo que tú probaría con la cabra...
;)

Un beso de pan y circo.

Pedro Martínez dijo...

LA ZARZAMORA, las cabras son volubles.
No sé yo si...

Maribel Gs dijo...

No te disgustes Txomin, hombre (¿se le puede llamar hombre a un pingüino?) (Sí).
Lo sé, que tú le diste los mejores aleteos de tu vida, que aún siendo el sur (hemisferial) tu hábitat natural, él te llevó hacia el norte. Sé que le acompañabas, resignadamente, a todos los lugares aunque lo que más te apetecía a ti era estar metido en la bañera con bloques de hielo viendo un reportaje del National geographic. Y que el de Osos Polares era tu preferido.

¿Por qué te llama ingrato? Porque algunos humanos son un poco así, disfrazan el dolor y la melancolía con capas de desdén, se encorbatan de arrogancia y de orgullo para que no les sepan vulnerables. ¿Qué si te quería? Eso ni lo dudes que ¡Él no le pela las gambas a cualquiera!

Txomin las relaciones afectivas en el mundo de los humanos son como una novela. Algunas suceden como trilogías interminables, otras son más fugaces y tienen principio y fin. Y en éstas segundas, puede haber 1.200 páginas de buena literatura, pero la historia contada se lo juega todo en las dos últimas. Si el final no cumple las expectativas será esto lo que quede, el sinsabor amargo. Y seguro que maldice el día que se le ocurrió llevarte al circo. La memoria, siempre sabia, será la que reseteará y dulcificará la última etapa; con el paso del tiempo.

Entonces si te quería ¿por qué no se alegró por ti cuando te enamoraste de Oso Ojo blanco? Tuviste la osadía (nunca mejor dicho lo de osa) de dejarlo todo amor. Y a él (aún) no hay osa que le tosa a tiempo completo.

Quédate con lo importante y es que a pesar de que Él se empeñe en ser el personaje principal de la historia que nos cuenta, quien se lleva el protagonismo eres tú. Ahora cabeza alta, pecho pingüino fuera y firmes a la voz de ¡AR! No más lágrimas y ni se te ocurra someterte a una operación para ponerte el pico a modo de canario flauta!
......

Hola Sr. Doctor, soy Maribel y hablo con pingüinos.

(No me gusta nada esta habitación acolchada en la que me han metido, y la bata blanca con correas es feísima).

Magnolio dijo...


Me he levantado con el pie izquierdo, torcida. Abro la ventana para que que el sol me ilumine pero nada. Leo a tu pingüino y ¡zas! ha vuelo la magia.

Muáaaaaaaaaaaaa.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg