7.3.12

Sin saber lo que digo.

Del Discurso Psicoanalítico (fragmento)

Si hubiese existido un trabajo, un cierto trabajo realizado oportunamente en la línea de Freud, habría tal vez estado...en el lugar que él designa, en ese soporte fundamental sostenido por estos términos: el semblante, la verdad, el goce, el plus de goce... habría estado, a nivel de la producción, porque el plus de goce es aquello que se produce por efecto del lenguaje... habría estado aquello que implica el discurso analítico: es decir un mejor uso del significante como uno, tal vez habría estado ...pero ya no será... porque ahora es demasiado tarde.
Jacques Lacan



Me gustaba, quizás no para la eternidad pero sí para la noche, su piel desnuda, pequeños animales haciendo ruidos ahí fuera, pájaros alborotando en la arboleda, la bisagra del sueño chirriando, la atracción de la carne, es decir sexo.

Era un animal herido por el deseo, aullando bajo su ventana indiferente, prisionero en la ciudad de agosto, con el calor, el sol, sus caderas bailando al caminar como en una escena final de una película italiana en blanco y negro.

Vino el insomnio, el reconocimiento de la deuda con la palabra previa, el idilio, las espinas del ramo de rosas, la tarjeta con dos palabras, sin nombre, la tentación en el misterio, no en el diálogo, la puerta entreabierta a la isla, la nieve en otoño.

Después guardé en el cuenco de la mano la luz de la espuma en aquella playa vasca y volvieron las olas hasta que olvidé al torturador de mi conciencia y volaron las palomas. El destino.

Bajo la lengua sentí el sabor de la incoherencia y las estrellas caían a mis pies, salté intentando sortear esto que digo y  no sé siquiera qué quiero decir, si quiero decir algo o solo juego a juntar palabras que liberen esta angustia en el pecho por no saber dónde está la línea, dónde empieza el territorio de lo prohibido o si solo soy un ingenuo caminante de este desierto de voces sin roces.

Soy un estúpido, por mucho que grite desde el mirador nunca vuelve el pasado, los nombres están ocultos bajo las hojas secas de tanto tiempo. La nostalgia es un artilugio absurdo. No hay una manivela que retrase los años. Por muchos espejos que rompa esa cara es la mía. ¡Maldición!


 Fernand Léger (1881-1955)


6 comentarios :

bixen dijo...

Panero

Pedro dijo...

Bixen, rey, ¿cuál de ellos?, ¿cómo debo entenderlo?, ¿estudias o trabajas?, ¿en tu casa o en la mía?

Magnolio dijo...

Ele la gracia!

Tú si que eres rey: de la morería, de los blogs y de los comentarios como el de arriba.

Qué ya, que Glup 2.0 no necesita defensas - se defiende el sólito, diariamente y con nivelazo - y me apunto a las críticas, comparaciones u lo que sea, pero constructivas, oiga, que no se puede decir o insinuar maliciosamente bajo el amparo de un pseudónimo, y ya van dos, leches!

Y a lo que importa: Glup, please, dile a tu protagonista de hoy que deje de jugar con los espejos, que luego se rompen y dan muy mal farío (que diría mi amiga del Sur) y que su carita, seguro, es besable, querible y amable.

Pedro dijo...

Magnolio, ya puestos, prefiero ser un sultán, con su harén, sus eunucos cantando al amanecer y sus jenízaros guardando la heredad.
Ya puesto, señalo que siempre estoy puesto, avizor, un perro de caza, para saber, para conocer, para compartir, para jugar, para seguir, para recibir.
Dejar en una pared pública lo escrito es un desafío. Al que lee. Cada uno lee y entiende lo que quiere. Dejar abierta la posibilidad de comentar es vanidad. La irascibilidad es fugaz, inútil, solo puedes enfadarte (hasta que se te pasa) con quién conoces. Un anónimo es un problema para él mismo. Uno que me escribía cándidamente y al que contesté de malas formas (seré estúpido) es un problema para mí.
Estar aquí cada día, intentarlo, es un ejercicio interesante e interesado, busco que me quieran, claro, como todos. La caricia es una delicia. Saber que cada día vienen más personas es un orgullo para mi modestia, una recompensa al placer de inventar espejos, caras guapas o feas, caras, otros, mentir, imaginar, contar, vivir lo vivido, lo presentido, Esmeralda besaba a Quasimodo, la princesa al sapo y yo te beso a ti en este miércoles que invita al optimismo militante.
É lo que é.

gaia07 dijo...

Todo pasa. Y esto también. Dejará de mirarse.

Par mi la nostalgia depende de cómo la use, a no ser que me sirva para sonreir sublimando y desbordando el ahora en materia y hechos resulta un molesto puñal clavado en el pecho.

Sí, “sin saber lo que dices” eres bueno sabiendo qué dices eres mejor (que yo te he oído).
Un besazo

Arantza G. dijo...

Me encanta lo leído
Besos

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg