16.6.11

Son importantes demasiadas cosas.


 …Son importantes demasiadas cosas, el verbo, la palabra madre, las cartas vengativas que encuentro en los cajones con mariposas venenosas y rencor, las que no supe contestar, el rechinar de mis dientes, de las muelas con y sin juicio, un castigo, por eso nadie me ve, por lo que no hice, ¿será posible?, castigo de Dios que decían algunas abuelas, ¿Dios de mete en estas mezquindades?, que llevo bordadas mis iniciales en la ropa interior por sí, pero no, si no me ven ellas, como para sí, ¿bailas?, “no”, pues de follar ni hablamos. Tengo rotas las alas, sí, mi estatura mengua, mi apostura, mis pisadas son leves, se alargan mis adioses como trenes en una noche de estrellas negras, no me ven, no hay murmullos, ni fiebre, ni ojos detrás de las cortinas, inventario de infidelidades, cuadros torcidos, soy el que era, ¡eh!, pueblos desiertos, puertas sin llave, alcaldes de Bildu y yo aquí, como un gato mojado pintado en la pared, un grafiti, no, soy un hombre, vivo, afilaré mis alas antaño escarchadas entre nubes rotas por aviones de plata, fiebre del miércoles noche, el que más, ahora el que menos, después de dos vueltas al mundo me he perdido en mi barrio, ¿quién soy?, la muerte como un búho en mi hombro de hombre, delicado, un san Tarsicio guardando en mi pecho lo sagrado, pasan los centuriones y nada, pasan los romeros de Almonte y nada, pasa todo dios y no me ve, todos fuimos alguien alguna vez, fui, no saben si soy, no me miran, parpados cerrados, mentes con cortinas, joder, voy a cortarme una oreja, curar la herida con luciérnagas y nieve, anegar mis pozos, proclamo mi sensación de inexistencia, la desposesión de mi caudal anímico, la resurrección imposible, la memoria, de mirar hacia dentro no veo lo de fuera, pero estoy, miradme. Estoy aburrido de que todo el mundo me ignore, de parecer invisible. Voy a teñirme el pelo de azul.    

(Suspiro)


Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,
escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,
en el pecho, en los muslos impacientes
sentir cómo los labios se desprenden
de verbos maravillosos y descuidados,
de cifras defendidas en el aire muerto,
y cómo otras palabras, nuevas, endurecidas
y desde ya cansadas se conjuran
para impedirnos el único fantasma de veras.

(Mario Benedetti) 








6 comentarios :

Pedro dijo...

La verdad, me leo y entre que sí y que no, disfrazándome, me rompo cada día.
En fin.

Angeles dijo...

Un beso con pegamento.

Magnolio dijo...

Si es que no se puede andar todo el día como una “Scherezade que corre por los largos pasillos del palacio con el cordel de la imaginación enredado en los tobillos…” que un día de estos se te van a enredar esos, los circuitos de la imaginación, y los otros, y tendremos que correr todos para hacerte un apaño, un hilván, un recosido, no vayan a salírsete por alguna esquina las palabras en torrentes de tanto atesoro tras la búsqueda del “cuento que nos salve, que redima la doble mirada de nostalgia y futuro… La voz como pretexto para llegar al ombligo y desde ahí al alma cautiva”.

Así que si es preciso, deja las Metonimias y no te nos rompas, please.

cristal00k dijo...

Magnolio, yo me ofrezco ayudarte, tengo el bálsamo de Fierabrás a punto y ya me he ajustado las gafas pa encajar los "cachos" y comenzar con el hilván.
Eso sí, no te nos disfraces tanto, hombre, que así no hay quien acierte con las costuras.
Sieeejjqueeee....

Arantza G. dijo...

No, por favor.
Tranquilo que enseguida llegan las vacaciones y a descansar.
De todos modos, si necesitas alguien que haga puzzles, me llamas.
Besos de lindos colores.

gaia07 dijo...

Es que ahora tienes que seducir de otra manera, sin que te vean venir, haciendo lo que te gusta (qué bien sabes cómo nos gusta).
Importante, importante, solo tú.

Un abrazo

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007