27.3.09

Nefs / Rruh.




Para aquella niña del tren que llevaba un tocadiscos (o lo que quede de ella).

¿Quién controla el flujo? Llegan mareas o no llegan. Estoy en la arena aunque no soy un gladiador, no ahora, no quiero luchar contra nadie, subir más allá de mi estatura, trepar sobre ninguna espalda, no quiero tener en mi habitación el espejo de la madrastra de Blancanieves, no es mi intención llegar a ninguna meta, ni empujar, ni intimidar, ni ser otra cosa que lo que soy. Eso, únicamente quiero ser el que soy. Y, ya que estamos, plasmar las sensaciones y emociones que recorren mi ahora "En las concepciones populares de África del norte se habla que dos almas habitan el cuerpo: una vegetativa, nefs, y otra sutil o soplo, rruh. A nefs corresponden las pasiones y el comportamiento emocional, circula por la sangre y su sede está en el hígado. A rruh le toca la voluntad, circula dentro de los huesos y su sede radica en el corazón. Me gusta entrar a este espacio, me relaja, me libera de algunas de las sombras que pasean furtivas por la trastienda de mi cabeza. Es temporal, durará lo que dure. No quiero escribir un libro, plantar un árbol, quedarme embarazado, recibir halagos, ni que esta actividad me reste tiempo para otras. Además está claro como el agua que no tengo ningún afán de que sea nada más. Sí admito críticas. Y mira qué curiosidad espléndida: la unión de esas dos almas la simbolizan en el árbol-peñón como pareja. El árbol da sombra y humedad a nefs, pero es ante todo el soporte de rruh, que se posa en sus ramas como un pájaro. Neft está presente en el peñón, o en la piedra, y las fuentes que brotan son el símbolo de la fecundidad venida del mundo de "abajo". Vano intento de perdurar, esto no tiene ninguna importancia, es un pasar de los días mientras constatamos que no hay espacio para los sueños, que somos tantos, tan intercambiables, tan prescindibles, que da igual dos que doscientos, las magnitudes son otras, están en otra parte, aquí no se juega el partido, ni siquiera hay arbitro, ni reglas, ni más camino que volver por donde hemos venido. Pues eso, que voy de vuelta, pasito a pasito (y creo que estoy llegando, porque aquel niño del final deltunel se parece mucho a mí).


14 comentarios :

Anónimo dijo...

Vengo de controlar las mareas y estabas allí te llegaban las olas a tu nadabas entre ellas...
Una narración brillante, leyendote siempre se disfruta y aprende.
A los que te seguimos, nos gusta cómo eres (o como creemos que eres).

Tempero dijo...

-Buenas, Doctor.
-Usted dirá.
-El prurito de perdurar, ya ve, que insisto, que no desisto.
-Uff, menos mal que a Usted no le sale un árbol como a otros.
-¿Y eso?
-Pues eso. Que cuando ya es frondoso el árbol no hay remedio, te acopla una sombra excesiva de la es imposible librarte. Conviene una poda íntima para que no alcance más estatura que la de un bonsai.
-¿Y si se le tala nada más salir?
-Probablemente te mueras.
-Pero, ¿y mi prurito?
-Se trata de unas leves amapolas.
-Bueno, Doctor, de momento fumíguemelas.

Abrazos morosos.

Arantza G. dijo...

Hola...
Hoy no puedo comentar, el tiempo que tengo es justo. Acabo de llegar a casa; qué pendona, toda la tarde fuera. ja.ja.
Mañana vuelvo.
Un beso.

gaia07 dijo...

Aquí, en este aquí, cada día se juega un partido, empieza al alba y termina con la puesta. Los jugadores cambian de un día a otro haciendo que el equipo sea único cada vez, y las reglas, y el camino. Cada partido hay que aprenderlas y olvidarlas.
Incluso si te quedas en el banquillo, juegas, quieras o no.
Neft aturde, Rruh traiciona.

No hay crítica (posible) pero tampoco halago.
Lo que si hay es un pedazo de beso.

ybris dijo...

Totalmente de acuerdo.
Pasamos por espacios leves y temporales como estos de los blogs no como quien quiere plantar un árbol, escribir un libro o tener un hijo. Esas cosas tienen otros espacios propios.
Por aquí es todo más liviano y relajante. Lugar propicio para la conjunción de los `múltiples soplos, alientos o espíritus que inspiran nuestras vísceras.
Quizás sea así como dices:
un árbol-peñón.

Un abrazo.

Ventana indiscreta dijo...

De aquella niña del final del túnel sólo tengo la silueta. ¿Cómo se soy yo? Soplando y dando inquietud a ese túnel. A veces me veo entrando en el túnel con mis rosas, como Chihiro.

Besos enredadros.

Pedro dijo...

Anónimo te estás convirtiendo en un espíritu de la playa.
Vigila.
He mirado hacia atrás y no me sigue nadie.
Quizás miro mal.
Besos.

Pedro dijo...

Tempero, lo de la poda íntima me ha provocado un reflejo instintivo de protección de mis genitales.
Algo primario, animal
Y es que ahí (en lo íntimo) duele tanto.
Abrazo

Pedro dijo...

Toda la tarde o toda la vida Arantza G., lo importante es estar dentro de uno mismo.
O eso me parece.
Un beso.

Pedro dijo...

Pues me demoro en el beso gaia07 y que se vaya al cuerno el resto.

Pedro dijo...

Pues me cuesta ¿eh? ybris, muchas veces se me alborotan los caballos y no sé como calmarlos (uno se fue al galope y no ha regresado)
Ya sabes, el día a día
Un abrazo.

Pedro dijo...

Ventana indiscreta, tu post de hoy es…
Me estoy haciendo mayor.
Caca, culo, pis.

Ay, Chihiro.
Un beso.

Arantza G. dijo...

No te creas, a veces no puedes estar centrado, siempre tienes algo que te lo impide y la cabeza gira y gira saliéndose de órbita y te quedas indefensa, sin base.
Habrá que echarle la culpa a la luna; siempre ella. Ella es también la que influye sobre las mareas, si ya sé, también el sol y la presión atmosférica pero es que es tan poética...
Por cierto, la niña del tren...¿llevaba trenzas?
Besos

Shandy dijo...

Pedro, sigue caminando despacito. Sigue entrando en este espacio. Sigue liberando el hígado y el corazón (curioso: emociones y voluntad... No sé, ultimamente creo que siento con ambas cosas).

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg