8.1.18

Parker, Agamenón y su porquero.



Sobre lo de ayer, lo de la partícula de Higgs, tengo algo que añadir.
¿Qué tiene que ver todo eso conmigo?
La respuesta es sencilla: todo.

Con un nombre o con otro no es eso lo importante, ni siquiera es importante lo que cuenta Parker o yo, lo que cuentan otros, lo importante es contarlo.

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.
Agamenón. – Conforme.
Su porquero. – No me convence.

(del Juan de Mairena de Antonio Machado)

Lo importante es la verdad, por eso Parker y yo utilizamos un mecanismo profundo del funcionamiento de la naturaleza a su escala más elemental, como el campo de Higgs que propuso otro Peter (Higgs, claro). Es decir el amor, el dolor, lo cotidiano, la esperanza, las relaciones entre iguales, las desigualdades, la naturaleza, los inventos, el paisaje, qué comer, qué beber, qué coño pasa en el mundo que estamos tan de los nervios, lo blanco y lo negro, lo descolorido, el sexo y su práctica, su no práctica, lo práctico de practicarlo, las emociones, las sensaciones, lo irregular, la partícula del miedo, el odio, lo que se puede decir, lo que todos dicen, la resurrección de la carne, la vida eterna, amén.

Hay que estar atento, lo diferente, lo Higgs de mis textos brilla a veces, brevemente, se crea a partir de la colisión entre lo dicho y lo entendido, o sentido, o intuido. En resumen, permíteme la confianza, tú,  el Gran Colisionador de Hadrones (Large Hadron Collider, o LHC).

Además del tiempo y esfuerzo que llevo invertido en esta página, espero no tener que gastarme lo de la multa de esos tíos de Apple. Agur.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007