13.9.17

Sobre anfibios y otros seres vivos

Huir hacia los márgenes, huir hacia los confines de la vida. 

 El renacuajo Brown es así, como buen  anuro tiene sus branquias externas, aunque  si es preciso desarrolla el opérculo (pues bueno es) y las internaliza, las encierra en el saco (branquial) y lo comunica por el espiráculo (tal cual, sin despeinarse). Todo sea por no estar donde debe estar. 

Esto del deber es algo que no va con su manera de ser, de nadar como los peces, por ondulación lateral,  con su cola, como muchos, como tantos. Es más, cuando el renacuajo Brown alcance su madurez deberá entrar en esa metamorfosis que hará crecer sus patas, en la apoptosis que absorberá su cola (eso tiene que doler). Por eso remolonea, no madura (tampoco me extraña), por eso huye, por eso es herbívoro aunque en la práctica se comporte como omnívoro o incluso, si es preciso, practique el canibalismo (puede llegar a comerse a sí mismo pero esa es ya otra historia).



Ay, esos pipidae sin dentículos, con dos espiráculos.

Ay, los microhylidaes, archaeobatrachia, hyliadess, ranidaes, bufonidaes, renacuajos presumidos que nada quieren saber de nosotros, que hacen ostentación extrema de sus picos queratinizados.

Ay, renacuajos de los caudados que no son propiamente renacuajos, que enseguida se parecen a los adultos, que nacen sin patas pero las desarrollan prontamente (salvo que son más pequeñas, menos pigmentadas),  que ostentan a los lados de la cabeza branquias ramificadas, que suelen ser carnívoros como sus padres y madres, abuelos, abuelas, primos, cuñados, que pueden presentar dos fenotipos distintos en función de las condiciones ecológicas en las que vive, como es el caso del ajolote (un punto filipino) o el particular individuo neotenico de aspecto larval (este sí que). 

Ay, infinita clasificación de Orton.

 (Ajolote)

Seguimos en el charco, el renacuajo Brown y un servidor de ustedes, con absoluto miedo a la apoptosis de cola, temerosos de ajolotes y bufonidaes, espiráculos desproporcionados y sequías involuntarias.

Señor, señor, que dura es nuestra vida húmeda, siempre en permanente huida hacia los márgenes, hacia los confines de la vida.

¿Maduraremos? ¿Algún día seremos ranas? ¿Nos ahogaremos en el fango?

No (pues vaya).


2 comentarios :

*entangled* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro Martínez dijo...

*entangled* como respuesta me sale un chiste demasiado fácil. Lo siento, tengo una noche espesa. He estado con escritores de los de verdad (de esos a los que publican sus libros) y tengo demasiados egos incrustados en las orejas. Saludos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007