11.7.17

Maquinaria obsoleta.

(Saturno devorando a sus hijos Rubens)


Se para la máquina, con miel y licores alimentamos a los pájaros, todo tipo de pájaros, desde abubillas a oropéndolas, especies protegidas, apropiadas para contar lo que no es apropiado contar, la confesión, la culpa, lo del revés, nada. No se trata de cumplir los principios, los preceptos, lo que hace demasiado tiempo me propuse al empezar este trabajo/mentira. No hay literatura, es una suerte de salto al río en tiempos de sequía (1).

En estos días de un julio que parece marzo  no acaba de quedar claro si estas miserias que dejo en el polvo  es lo que siento o lo que invento, si es un paraguas de colores o la debilidad de este momento concreto. Como mínimo es una doble trampa, la que me hago y la que  hago a los ocasionales paseantes entre la maleza. No está definida la frontera entre lo imaginario y lo real. La verdad es que no me importa ser un fugitivo o el ansioso obrero que dormita en la sombra del taller. Al final es una cuestión de si importa o no. No importa.

No, no, discrepo, el fin de esta esquina es  liberar  lo que escribo, lo que sea que pretenda ser, ficción (2), dolores disfrazados de lino y metales o el juego tonto de pillar al cojo (3).

Quedan solo palabras, leves, se entiende que la máquina no da para más. Hoy esto, un mientras tanto, mañana intentaré poemas.

¿Esto es todo?





(1)   Como no haya agua el golpe contra las piedras del fondo es seguro ¿Dónde está el fondo?
(2)  De literatura ni hablamos.
(3)   Es decir yo, nadie se moleste.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007