14.11.16

Inundaciones.



Después de la inundación, del desastre, de aquello que tú y yo sabemos, apareció una mujer.

No parecía real, por eso quise meter mi lengua en su boca, por eso quise meterme en su cuerpo tierno como una fruta roja y brillante, besar sus caderas y sus cicatrices, sus párpados, ser un caballo y un lirio, lluvia y sol, llevarla ente los maizales, darle a comer semillas olorosas, deslizar mis dedos entre sus labios alborotados. Añoro aquellos momentos,  cuando elevaba su voz como una oración, un rezo de esa atea que creía que estar sobre ella con los brazos en cruz era un sacrilegio y ponía ortigas en las ventanas, fieros mastines en el portón que el viento mecía en la casa donde empieza el mar. No sabía, sí sabía, que era un náufrago en su balsa, que había nadado ya en tantos mares que todo eso era apenas un tránsito, un trayecto, que jamás podríamos ser el uno del otro porque ni siquiera éramos de nosotros mismos, ni siquiera temblaba con las cartas que no le escribí, atareado en imaginarla vestida de rojo, desnuda en verde, humo y pan de ausencia. La niña que llevaba una camisa de hombre se convirtió en una mujer  con botones, a deshoras, bella, luminosa, terca y la arena del tiempo caía tan rápido que la parte inferior de ese artilugio que mide y dictamina lo que quedaba se fue llenando de calandrias y espuma, de un silencio que convirtió los vergeles en desiertos, arena, nada más que arena, tiempo.

En eso andábamos cuando llegó la siguiente inundación. 


2 comentarios :

Maribel Gs dijo...

Adentrarnos en el desbordamiento, sin improvisar, sabiendo cada paso que daremos en la inmersión libre, sin aletas. Bajar las pulsaciones, desprendernos de las palabras y esconderlas en alguna gruta para que ninguna nos perturbe el espectáculo y ser capaces de concebir otra forma de vivir, de fluir; de sentir. Las manos son capaces de acariciar el silencio, de soltar los nudos que trenza la soledad y nuestros ojos ven con más claridad a medida nos adentramos en la noche húmeda. Belleza. Exploramos nuestros límites, descubrimos un nuevo paisaje que apenas dura unos minutos pero mientras nos bañamos en esa eternidad efímera sabemos que desearemos volver para mojarnos de nuevo, una y otra vez.

Sublime bucear en el universo de tus palabras y zambullirme en ellas, Pedro. Magnífico escrito, corazón. Besets!

Pedro Martínez dijo...

MariBel Gs, qué bonito lo dices.
Muchos besos

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007