22.4.16

Y recita para sí con voz apagada.





Y recita para sí con voz apagada.


Esta soledad que arrasa el rescoldo de la risa,
lloro en mi sima ensimismada, laúd muerto,
hambre de no dormir ya entre tus labios,
 invento amaneceres a tu lado.

Brisa de colibríes, el amor como un óxido
que cubre la cansada osamenta de la espera,
la inocente guardia en las esquinas
para verte pasar y nunca pasas.

Silencio metálico de campanas mudas,
nadie escucha caer las hojas de los días,
vida vacía, atroz espera sin alas.
Me duele todo menos tú, menos pensarte.



El espejo le devuelve un torpe viejo de ojos húmedos.

2 comentarios :

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Excelente poema. Lo incluiremos, con tu permiso, en ZdeP.

Pedro Martínez dijo...

Muchas gracias, zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.)

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg