5.3.16

El poema del sábado



Empezar el poema del sábado, la descripción del silencio, helechos y laureles en un paisaje helado. Capítulo tercero del manual de autoayuda: cómo escuchar el sonido del odio, el susurro del amor, como escudriñar el corazón del miedo, los pasos de los otros sobre la madera.

Alto, no son palabras sin más, en fila, escogidas entre muchas, la letra S, la sílaba oic, la frase que defina el horror del tiempo que no vuelve, del que queda, no. Es la minuciosa estrategia de buscar el lado soleado, el brillo de lo bello, la alegría del camino a pesar de los muchos días de marcha, de los vencejos, de la oscuridad de la gruta, del cansancio en músculos y huesos del alma.

Estoy seguro que esta obstinación tiene que ver más con el reflejo en el río que con el propio río (que, al fin y al cabo, desemboca en otro río y/o en el mar). 

Hasta aquí.

1 comentarios :

Ihintza H de L dijo...

Supongo que cada uno entiende lo que quiere entender, en todo caso a mi tus palabras no me dejan indiferente, me hablan.

Abrazote de sábado lluvioso, gris y maravilloso

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007