Glup 2.0

 photo tumblr_m09rvxkybi1qksobgo1_400_zpsiklbwm2x.png



11.7.15

Libros quemados y Mary.

El 10 de mayo de 1933 se produjo una quema masiva de libros por los nazis en la Opernplatz de Berlín. Los camisas pardas, voluntarios de la S. A., las Juventudes Hitlerianas y muchos ciudadanos adictos al régimen destruyeron más de 20.000 libros de escritores, poetas, filósofos, científicos, de artistas a los que consideraban peligrosos, antigermánicos.

Esta operación, símbolo de la muerte de la razón, estuvo comandada por Goebbels, el entonces ministro de propaganda. El bibliotecario Wolfgang Hermann elaboró una lista negra en la fue incluyendo a los autores por motivos tan diversos como promover el pacifismo; por sus tendencias políticas, básicamente el comunismo y el socialismo; por un estilo avanzado, revolucionario pero, sobre todo, por ser judíos. Muchos de estos autores fueron arrestados, torturados y asesinados. Los que pudieron se exiliaron. Entre estos escritores estaban, entre otros: Zweig, Arthur Holitscher, Lion Feuchtwanger, Emil Ludwig, Heinrich Mann, Theodor Plevier, Erich Maria Remarque, Heine, Marx, Thomas Mann, Freud o Brecht. 

Goebbels proclamó: "Alemania ha comenzado a limpiarse interna y externamente". 

Sigmund Freud comentó: "es un gran progreso con respecto a la Edad Media; ahora queman mis libros, y entonces me hubieran quemado a mí".

Philip Roth escribió recientemente: “todos los escritores cuyos libros fueron quemados por el III Reich fueron dignificados por las llamas”.


Hoy, la antigua plaza Opernplatz lleva el nombre del líder socialdemócrata August Bebel. En su centro, como un recuerdo permanente, está un curioso monumento a esta quema de libros. Se trata de una simple losa de cristal a través de la cual se pueden apreciar unas estanterías blancas, vacías. Al lado una placa con una frase premonitoria del poeta Heine que en 1817 escribió: "Eso sólo fue el preludio; ahí donde se queman libros, se termina quemando también a las personas". 


Para hoy escribo lo que no está escrito. Pasan los días, los meses y me asombro que aún alguien entre a este blog y lea. Para los sábados de julio tengo dos teorías. Una, que el personal dedica parte de su jornada laboral semanal a actividades extra laborales. Otra, que el personal dedica los sábados y domingos a irse a la playa o a una intensiva actividad amorosa y no sale de la cama más que para comprar el pan y el periódico, a veces ni eso. Tú ¿qué opinas?

Estamos en lo que estamos, que nos iremos de vacaciones y nadie sabe cómo ha sido, que han pasado once meses y nadie sabe cómo serán, pero se lo imaginan. Aquí viven bien los de siempre, es decir esos que no somos nosotros. Lástima, sigo buscando a los Otros pero no encuentro a Nadie que me quiera sobornar, comprarme, involucrarme, pagarme una comisión desorbitada, buscarme un chanchullo, ponerme un piso de soltero, retirarme, dejar un abultado sobre bajo el felpudo a cuenta de mi silencio, o de mis sugerencias, compra aquí, vende eso, invierte en, etc. Tú no opines.



Lo que no quiero es que me quemen los libros. Ni siquiera los presto para que no me arruguen las hojas, para evitarme eso de “oye, chato, aquel de Agatha Christie que te presté en 1957 ¿Qué lo has leído?”(pon tú el acento). Y no es que me importe, me faltan paredes para guardar los que tengo. “¿Los has leído todos?”- preguntan los visitantes de mi castillo. “No, están huecos”- les vacilo. Coño, pues claro que los he leído, para eso es un libro, incluso algunos me han gustado. Además que hace bonito tenerlos. Mi amiga Mary se los compra por metros y por colores. “Me ponga metro y medio de enciclopedia roja. Es para el salón ¿sabe?” Mary tiene otras muchas virtudes, algunas lejos de la virtud. Puestos a elegir prefiero estar con Mary que leer, te lo juro. Somos amigos desde hace tiempo. Eso implica muchas cosas. Saber estar cuando hay que estar. Si es que somos todos bastante parecidos, para tomar copas o reír o ir de fiesta hay gente a patadas, pero, ay majo, si la cosa te va mal miras alrededor y no queda nadie, como después de una batalla. Mary no, Mary no lee pero está cuando hay que estar. Quién lo diría, qué lección…



Oye, tío, ya vale, qué pesado estás hoy, es sábado, calla ya que voy a bajar a comprar el pan. 

Vale, vale,  hasta mañana.

2 comentarios :

Frodo de Cretacan dijo...

Cuando tengo que descartar algún libro para la pequeña biblioteca de la Casa de Cultura, me acuerdo de esta quema de libros y de la Biblioteca de Alejandría o la de Praga . Por lo de destruir, desechar, apartar los libros de sus destinatarios finales.
Están destrozados, rotos, descosidos, sin tapas, comidos por los ratones, cagados por los pájaros, llenos de restos indescifrables.
Y lo que más me molesta es el trato que han recibido a lo largo de los años.
Entrar en el despacho donde los voy guardando para su posterior selección y recuperación, si se puede, es como entrar a una de esas malditas perreras que pululan en España. Esos lugares horrendos, tristes de tanto dolor, de tanto olvido.
Y de vez en cuando, entre la oscuridad y el hedor a muerte anunciada, un ejemplar brilla por su autor, su historia, su antigüedad. Y llego yo al rescate de ese alma en pena.
No puedo salvarlos a todos, porque algunos están tan deteriorados, han vivido tan mal su vida de libro de bolsillo, de librería de viejo o de saldo en el Rastro, que le faltan páginas, están desgarrados y ningún cirujano podría ya curarlos.
Los libros, las personas y los animales, es decir los seres vivos, sin incluir los vegetales, que nos alimentan a los demás, también dependemos de azar de nuestro lugar de nacimiento.
Aunque nunca sepamos como y donde vamos a morir.

Pedro Martínez dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Frodo de Cretacan.

Traductor

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg