17.7.15

Lecciones de anatomía (4).



Ella era caprichosa, calzaba zapatos de Salvatore Ferragamo y sin más atuendo realizaba autopsias a las moscas del vinagre. Una tras otra eran estudiadas en su aparente simplicidad. –Mira, mira, aprende- me decía. Pero aquello me parecía una cochinada. Como cuando quiso entrar en la mirada de los equinos y clavó el bisturí en un ojo de caballo que le consiguió el carnicero de la plaza. En aquel tiempo lo único bueno era, mientras ella se dedicaba a la sinología, escuchar a las alondras fuera, en el jardín cercano, en un mundo lejano al acostumbrado, aquel en el que yo vivía. Al atardecer volvíamos a lo nuestro y ya estábamos familiarizados con nuestras anatomías, tanto que a veces no sabíamos dónde terminaba uno y dónde empezaba otro pero, por si acaso un golpe de olvido nos negaba, insistíamos en la cópula, en la afición, tanto nos amábamos que estábamos justo en el límite del canibalismo con aquello mordiscos tiernos pero firmes. Ay, qué lejos nos lleva el estudio de cuerpo humano.      


0 comentarios :

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg