7.4.15

(Otra) carta de amor.

 “¿Sabes los nombres de las estrellas, sabes qué pájaro vuela sobre tu cabeza y qué flor es la que se abre? Si no lo sabes, la angustia que produce no saberlo es un campo muy válido para el artista. Además, cuando uno aprende algo, es una buena cosa recuperar el estado de ignorancia original”. (Bajo el volcán.-. Malcolm Lowry)




Nunca mais, reina, que si este que soy fuese de un país tropical no sabría en este momento si estoy subiendo, bajando, si estoy arriba o si me he despeñado por el mullido acantilado de tu cuerpo como una hoguera, ay, que no se puede querer tanto, que no, que estás dentro de mi piel, como un bichito bueno que me recorre las venas, haciéndome cosquillas, ruiseñor, habitante del planeta Deseo, muñeca con estuche de lujo, mujer fatal, princesa de los cuentos de a 0,20, dama con sombrero, no me dejes solo esta noche que se me hielan los dedos, que me escondo debajo de la parra, que te como, Gargantúa nunca saciado por tu cuerpo que crece y crece, me asustas, giganta, que hoy me dejas como a un gnomo bajo el hongo, soportando el chaparrón, tu tormenta, tus ojos cerrados, tus piernas apresándome, tus brazos liberándome para que te acaricie como un cortador del césped de septiembre, cuando nacen los girasoles y mueren los viajes contra una carretera sin curvas, edición limitada, que me asustas, hembra, no se puede amar mejor, no se debe, que pareces una canción de Dylan, un poema de Brines, Madonna que no canta, mujer morena que me mira desde el fondo de sus ojos, desde detrás de sus ojos, desde un profundo agujero donde no hay oxígeno, una sima donde me quiero tirar y salir al otro lado del mundo, en un geiser, junto a la muralla china, por el cráter de un volcán, bajo las enaguas de una geisha, entre los perros ladrando a la luna de no verte esta noche, amor, desmemoriada, la maquinista del tren de mi amor, la mujer que me sorprende cada día ¿algún día te quedarás dormida?, ¿algún día podré velar tus sueños? (sí, lo juro) ser un pintor encalando tus paredes, un jilguero cantando en el alambre donde cuelgas la ropa, un espíritu silbando en el anillo, una botella medio llena, un zorro escondido en el bosque, un labriego mirando al cielo, un cielo mirándonos, mil cien estrellas titilando esta noche porque nos amamos de tal manera que los dioses están enfadados, celosos. Ya (te quiero).

0 comentarios :

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg