15.4.15

Hay pulpo

Hay que estar siempre ebrio. Nada más: ése es todo el asunto. Para no sentir el horrible peso del Tiempo que os fatiga la espalda y os inclina hacia la tierra, tenéis que embriagaros sin tregua. Pero ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como queráis. Pero embriagaros. Y si alguna vez, en las escalinatas de un palacio, sobre la hierba verde de una cuneta, en la lúgubre soledad de vuestra habitación, os despertáis, habiendo disminuido o desaparecido la embriaguez, preguntad al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, preguntad qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, os contestarán: " ¡Es la hora de embriagarse! ¡Para no ser los esclavos martirizados del Tiempo, embriagaos; embriagaos sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como queráis."(BAUDELAIRE, CH. El Spleen de Paris, Ed. Fontamara, Barcelona, 1979. p. 103.)





En el Bierzo, un bar de pueblo. “Hay pulpo”. También es tienda de comestibles. Desde fuera parece un cuadro de...no sé, un Hooper sin el reflejo del sol, sin sol. Fuera, a la izquierda, una señora sentada que nos mira al pasar; a la derecha un hombre dormido; en el centro un anciano marroquí que intenta negociar con alfombras y tres lámparas viejas. “Se vende luz”.


Compramos patatas, huevos y dos cebollas para una tortilla, pan y unos helados para el postre. Los tomates y las lechugas serán de la huerta de la finca.


Al salir, mientras metemos las bolsas en el coche, escucho algo a mis espaldas.


- Hijo de puta,  ahí, tan derecho, hijo de puta, sí, tú, tan tieso.


Y la mujer de la puerta me mira agresivamente mientras me insulta. El hombre de la derecha asiente con la cabeza.


No les hagas caso -dice Juan- son los locos del pueblo.


Nos vamos, pero en la mirada de esa mujer, además de locura, había un odio infinito.


Jamás había estado en ese pueblo.


10 comentarios :

Ramón del Call dijo...

Estás seguro? Yo le preguntaría al anciano marroquí que vende luz. Es posible que en otro viaje no quisieras comprarle.
Me encantó.

Anónimo dijo...


¡Qué bueno!

Pedro Martínez dijo...

Ramón del Call, no me digas que no es genial eso de se vende luz. Pero el anciano solo intentaba vender, los otros dos elementos eran los que me insultaron. Gracias.

Pedro Martínez dijo...

Anónimo, tengo un problema (en realidad varios), no sé quién eres.

Ning Jie dijo...

Repasa tus anteriores vidas. Para encontrar una explicación... Qué yúyu!

Ramon del Call dijo...

Deberías haber comprado un poco de luz, seguramente era un escudo anti locos del pueblo.

Pedro Martínez dijo...

Solo recuerdo una vida, esta Ning Jie y no entera (por la edad).
Quizás la loca tenía razón, pero tenía una mirada maligna. Seguro que ella sí tuvo vidas anteriores.

Pedro Martínez dijo...

Ramon del Call, muchos pueblos tienen su loco oficial.
En un pueblito costero de Vizcaya tenían a un chaval que se subía a los árboles de la plaza cabeza abajo. También se masturbaba. Alternativamente. Con el tiempo se masturbaba mientras subía cabeza abajo a los árboles de la plaza. Un fenómeno, polivalente. Creo que ha muerto, pobre.

flower dijo...

Lo de "comprar luz" es una imagen perfecta, una metáfora sin parangón.

Una vez iluminado, en ese lugar, cualquier cosa se hubiese convertido en nimia.

Un placer caer por aquí. Le debo la culpa a mi Ning.

Pedro Martínez dijo...

Pues nada Flower, bienvenida. Se vende luz, eso decía aquel señor. Pero no le compraba nadie. Muchas gracias.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg