21.10.14

Mira a la mujer que mira.


Buscamos
cada noche
con esfuerzo
entre tierras pesadas y asfixiantes
ese liviano pájaro de luz
que arde y se nos escapa
en un gemido.

Idea Vilariño.





Antes de acariciar su espalda, con deferencia, el hombre del traje azul preguntaba a su seria amada si prefería que el tema de conversación, después, fuera el amor, las risas en las sombras, la pasión, la música, las sofisticadas modas literarias -todo mentira-, informática, jazz, operas varias, celos, pájaros, los canales de Venecia, la cultura celta, vueltas y revueltas hasta quedarse solos, otra vez, fijándose en la pantalla que les traía un viento que alborota sus cabellos (qué envidia) y qué, a veces, les retorcía el corazón y los brazos, les dejaba así, mirando un mensaje como una botella que encontraron en la playa perdida de sus sueños más reales, mensajes de náufragos con el corazón gastado, mensajes de mujeres mirando por una ventana -como en el cuadro de Dalí, de espaldas al espectador más cercano *-, mensajes de locos y locas con el alma partida que escriben los días pares y los impares duermen en brazos del trasgo; personas que sueñan despiertas, que viven sonámbulas, que escriben en una hoja carmesí y lloran; mujeres que conocieron el sol y se quemaron; hombres que no conocerán jamás y que les besan apasionadamente (a él no); viajeros de un tren nocturno que se miran con disimulo; pasajeros que se apean siempre en una estación anterior a la de su destino; astronautas encerrados en una burbuja que mueven los labios como peces en su pecera; una pareja de ciegos sonrientes con su hijita de la mano, eluden una y otra vez las alcantarillas, los obstáculos en su camino; las personas que hablan con su almohada, con su espejo, con sus seres queridos ausentes, con su loro, con las cosas y cuando hablarán con su presente y dirán que hasta aquí llegamos y que preparen las maletas los fantasmas y se fueron, pero para qué irse si hay que volver y me he aburrido de escribir este post (¿qué cojones es un post?), si algunos no entienden lo explicaré otra vez, despacio y, perdone, usted quién es para decir estas cosas en el pasillo de hotel que se pierde en un fondo oscuro, hale, váyase que voy a cerrar, (tú no, tú no, no es a ti) salga por favor y no se demore en las esquinas, en los recovecos de la ortografía, mañana vuelva si quiere pero hoy voy a cerrar, salga, no me obligue a sacarlo de malos modos, no ve que estoy triste porque he perdido la confianza en este espacio, he perdido el sentido del espectáculo literario, nadie atiende a mis rezos más fervorosos, la multitud brama frente al blog, en los márgenes de la página, en las playas atestadas y más braman los atropellados por textos ebrios y por un día me van a permitir que cuelgue estas incoherencias y como no se iba utilicé mi vieja pistola automática y aquí estoy, esperando a la policía, con el cadáver del lector intransigente a mis pies y repito en voz baja, “se lo dije, le avisé, parecía sordo”, y es que nos hemos vuelto todos locos, se ha perdido el romanticismo y las buenas maneras, qué le costaba haberse ido, se lo avisé de buenas maneras y fin de la historia de hoy. Cada día es más peligroso este mundo blog.




*Ah, perdonen queridos lectores, se me ha olvidado contarles que desde cualquier lado de la habitación que observes ese cuadro, la mujer te mira, seria, concentrada. Es curioso, la mujer - ¿quién será?-te mira.

4 comentarios :

Encarna C dijo...

La dureza de tanto en el dia...pero hay esperanza con la rebeldía. Sigue gritando dentro. Espera que este lector se pone de tú bando y trae metralleta...no es lectores,
escritores. Creo el mundo va a por lo supervicial...y de mucho. Y es tan difícil la
verdad...tanto. Qué pienso el
románticismo debe llenarse de ella. Sino
sólo es rollos teatrales viendo carreras de
galgos y galgas porque creo ego de competir entre ellos...ellas. El amor no
está ahí, es el conejo de la presa, salio del
canódromo. Sentado en la grada y mira con ojos saltones. Me preguntó usted que opina? Corren a por la nada...y con mucho esfuerzo!!. Grita el conejo, ehhhh que estoy aquí. Miraron y nadie paro. Estaban ciegos de adrenalina correr para alcanzar...La nada. Musa del ego. Agarre al conejo y lo lleve a su guarida de descanso. Acariciandolo le susurre tú eres el gran premio. Mira como te mira la chica del cuadrado!!!. Es a mi dijo el? Pues claro amor te persiguen galg@s ciegos. Pero mira su dulce mirada. Por qué mira tan dulce? Porque no quiere que la abandones tú amor( que salgas de ella) para Qué? ( maldito conejo pregunton) Para que se ponga su amado delante y le pregunte cómo te llamas? Por eso lo mira...Y el conejo mareado ya.dice: Organización aqui custodio a la dama. Para que la vea su punto de mirads. Yessss ok. Trago. Pero tú que pintas en todo y más ahora con la mujer pintsda y yo a solas, qué? Es simple me sente a tú lado por no haber ya canódromo, y como buen corazón soñastes un rato escuchando mi fantasía. Son la esperanza. Tanto gusto. Fin

* Día estresado...con delirio nocturno del cansancio. Ya me dices si he de ir a mirarmelo... Gracias por ser siempre tú. Contento, antipático y claro en tu forma de escribir.

bixen dijo...

¿Quién es ella?¿Es el prototipo 2D del dragón que te mira siempre?

Pedro Martínez dijo...

Encarna C. esto no es un comentario, es un manual. ¡Muchas gracias! Me has dejado p´allá. Olé tú.

Pedro Martínez dijo...

bixen, ¿Y cómo es él?, ¿en qué lugar se enamoró de tí?, ¿a qué dedica el tiempo libre? estas cosas sí que son importantes. Dragones a mí...¡me los como en 3D!

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007