23.10.14

Iglesia de Santa María de Eunate

“El fin es el comienzo.
Nadie me dice adiós. Nadie me espera.”

(José Ángel Valente)





Viaje de búsqueda, simbólico, necesidad de encontrar otras ilusiones, otras voces, escuchar ecos, oír la nada, entrar en paisajes diferentes, fascinarme en cada cruce de caminos, verme, contrastar, conocer, mezclarme, liberarme de prejuicios, estar, sacar fuerzas en el cansancio, compartir, apoyarme en la bruma de la mañana, llevar piedras planas para enterrar a pájaros, no asustar a los erizos que huyen entre el rocío, saber que no se llega.

Entonces estaré ahí.

O cerca.

Hace un frío intenso. Hay mucha nieve. Estoy aquí –digo- después de atravesar a buen paso pueblos navarros dormidos, desiertos antes de amanecer, girasoles secos clavados en las recias puertas de madera. 

El aquí es movible.

Aquí, ahora, es la ermita en Eunate.



Eunate está a unos 20 Kms al sur de Pamplona, en el valle de Valdizarbe, en la ruta que lleva hacia Puente la Reina.
La iglesia de Santa María de Eunate es diferente a todo lo que se había visto antes en arte románico. Las paredes octogonales de su nave, el claustro también octogonal, su posible fundación por Caballero Templarios, lo misterioso de sus orígenes, su ubicación, hacen de este templo algo especial, inquietante, que no deja indiferente.
La tradición invita al caminante, al peregrino -descalzo sobre el hiriente empedrado- a dar tres vueltas en derredor de la nave y luego, en el interior, situarse justo bajo la bóveda.


(Cuando estuve en Eunate sentí esa energía telúrica que dicen. 

Llegué escéptico y salí convencido).


3 comentarios :

virgi dijo...

Dichoso, estás en Eunate de veras? Bueno, eso a ti te quedará a un tiro de piedra.
Es otro de los sitios de mi lista, justo el otro día estaba hablando con Edm de este lugar.
Disfruta, besos y abrazos

Pedro Martínez dijo...

No, Virgi, no estoy en Eunate, no puedo estar en tantos sitios a la vez. Sí he estado, dos veces, haciendo el camino de Santiago. Es un lugar mágico. La primera vez llegué cansado, llovía, la iglesia apareció de pronto entre nubes. Es de una belleza absoluta. No había nadie. Me descalcé, dí tres vueltas alrededor de la iglesia, sobre los cantos rodados, entré a la iglesia y me sentí transportado a otra dimensión. ¿Autosugestión?, es posible, pero yo que soy un descreído sentí algo diferente. Hasta pronto.
Ah, cuidado con ese tiempo de ahí, vaya tragedia para muchos, espero que estés bien.

virgi dijo...

Pues claro que te entiendo, yo he sentido algo así, sin ir más lejos, en Frómista.
Estamos bien, gracias y besos renovados.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg