11.7.14

Ir al cuerpo y a los sonidos, al bulto.


Supuestos.

El deseo es un lugar que se abandona
la verdad desaparece con la luz
corre-ve-y-dile
es tan aguda la voz del deseo 
que es imposible oírla 
es tan callada la voz de la verdad 
que es imposible oírla

calor de fuego ido 
seno de estuco 
vientre de piedra 
ojos de agua estancada 
eso eres

me arrodillo y en tu nombre 
cuento los dedos de mi mano derecha 
que te escribe

me aferro a ti 
me desgarra tu garfio carnicero 
de arriba abajo me abre como a una res 
y estos dedos recién contados 
te atraviesan en el aire y te tocan

y suenas, suenas, suenas 
gran badajo 
en el sagrado vacío de mi cráneo.





Contar (mal) la realidad puede derivar de ser una cuestión aburrida (dumdumdum) a algo patético (sssszzzzzzz). Imaginarla, según cómo lo mires, también puede ser patético e incluso patológico (uy, uf, upa). Sobre todo si lo imaginado sustituye a esa realidad que decíamos (ayer, Fray Luis de León/Unamuno/otros, anónimos).   

Inventar historias puede ser un ejercicio divertido (je,je), creativo (cof, cof, cof), estimulante (aúpa tú) o una porquería (caca, nene). Cof.

Luego está lo del dangerous writing (Palahniuk por ejemplo, pero no solo) o de retorcer las palabras (Jack the ripper)  hasta que se les ponga cara de no (poder) decir nada (nada, sigue nadando). Siempre subo al metro en Atocha y (varias horas después) bajo en una estación al otro lado de una ciudad (que no es la mía, porque como todo el mundo sabe vivo en  Milwaukee aunque soy de Bilbao) y allí me atracan (de esto puedo hacer una historia pero no tengo cuerpo)*.

También puedo hablar de cuando, de con quién, de porqué ya no, de porque ya sí, pero si no me importa a mí (mentira) tampoco os importará a vosotros (¿o sí? curiosones).

Tenía otro texto preparado (…Entre las sábanas que bordaba Cristina, escondido, abrazado a sus piernas, ajeno a los gritos de…) pero me ha parecido puaf y me decido por este menos ogh, más apresurado, zuuuuuuum.

Se aceptan donativos, ideas, dádivas diversas y aliento (en la nuca, no). Que mi mano derecha no sepa lo que recibe la izquierda) (¿lo que recibe la izquierda?, me ha salido así, sin pensarlo. Tranquila, Alaya.) .

Con este texto busco (semi) enfadarte (mejor que llegar al insulto personal que eso no está nada bien por lo de la educación, porque si te conozco, mal y si no te conozco, peor, que lo mismo eres un mocetón alto, un bigardo malhumorado o una karateka espontanea y zass, zass, un golpe en la nuez de Adán como en aquella película de Spencer Tracy que era manco pero con la mano que sí, zasca, zasca, daba unos golpes que para qué ¿la has visto?) al no recurrir a los habituales trucos amorosos/ardorosos/tormentosos de mis textos testiculares de a veces, de aysss y ohhhs y así y eso, mi amooor.

Mi amoooooooooor.

Aburridito estoy de tantos amores inventados y no comerme un colín.

Hoy tampoco…excepto qué…pero no creo que llame…o sí…ojalá…

Queda inaugurado este texto del viernes.   

Plas, plas, plas. (están pagados, una pasta, oiga)



*Si tengo cuerpo, que lo diga Conchi.


4 comentarios :

India dijo...

¿Y en qué medida busca que se (semi) enfaden con usted? Porque puede haber varios grados dentro del (semi)... o mejor que grados, que puede equivocar en cantidad y pretendo preguntar por la calidad del (semi) enfado, puede haber varios tipos de (semi) enfado.
Claro que, diferenciar (semi) enfados podría hacernos caer en el retorcer de las palabras hasta que se les ponga cara de no decir nada y no ser ni por calidad ni por cantidad... afú...
Y lo que no es ni bueno ni malo ni frío ni caliente se tilda de aburrido, según el tiempo de exposición, podría rozar lo patético... afufufú...

Bue! No sé si con buena o mala suerte para usted, las onomatopeyas registran picos de distensión... en una sana tensión... Tensión que distrae un poco de los habituales trucos amorosos, que digo yo que hasta usted hablará de vez en cuando, además de "aysss" y "ohhhsss" y "(coloque aquí lo que... eso, suene a)" sí?
(mira que si es lo contrario de lo que pretendía, Pedro... nada, lo tachamos y que nadie se entere y a ver si cae el semienfado,... no se preocupe!)

A ver, antes de marcharme sin hacer ruido... para que vaya entrenando, o recibiendo en la derecha, o lo esconde en la izquierda. A mí me ha mosqueado darme cuenta de una cosa... lo de no comerse un colín me llevó directa a comprobar que me sé la letra de una canción de Mecano enterita... una con un vídeo de Pe (Pe que gritó Pedro en un escenario más cercano a Milwaukee que Bilbao) [risas, que dicen]

Con este comentario busco (semi) tocarle la moral [risas], Pedro... (semi) seguirle el juego (aúpa usted), que el riesgo de quedar en porquería (caca, nena) simule un plas,plas,plas a su divertido ejercicio creativo (jejecofcofccof todo junto que se unieron)

Se me hace ridículo 'onomatopeyizar' un beso de buenas noches, que siempre queda (mal) (dumdumdum) y hasta (sssszzzz) y se hace dangerous kissing.
Beso inventado, que no caiga en lo patológico, ni en lo sustitutivo ni repita en lo patético, con que se haga (jejecofcofcofaúpatú) ya es de plas,plas,plas.

Gusto seguirle! Buenas noches, no me puedo creer que sea viernes ya...

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Fantástico el poema de Blanca Varela, que fichamos para ZdeP. Saludos y gracias por la selección, es Vd un crack.

Pedro Martínez dijo...

India, habilidades, por ejemplo nadar. Que iba de jovencito a la piscina y “Pedro, empieza con 1.000 crawl” me aburría pero los músculos de los brazos se definían y tenía en mejor tríceps de mi calle. Eso me sirvió para respetar al mar y sin embargo para “tirarme” a la más mínima ocasión de brazos entre las olas, “se ahoga, se ahoga”, que luego, en la arena, ni me daban las gracias, que quién les mandaba meterse al agua, donde cubre, sin saber, nadar. También saqué a muertos que, claro, estos no me podían dar las gracias, pero sus familiares que digo yo que no todos serían huérfanos o tendrían hijos, deudos, yo qué sé. Ingratitud. El Cantábrico es un mar fiero, hay habilidades fieras, que muerden, por ejemplo usted tiene la habilidad de emocionarme, vale, sí, soy un tío sensible que se emociona fácil, que ya no puede/o ver películas de niños y ancianos, de sufrir, porque sale/salgo como una plañidera egipcia, una llorona (ay de ti llorona, Chavela) en masculino porque eso sí, masculino como yo solo. A veces asocio agresividad con masculinidad y no tiene nada que ver, lo sé, pero me mido con un tsssst, que bueno soy, que eso no me lo dice usted en la calle y nunca salen. Contestar a sus amabilísimos comentarios tiene para mí el estímulo del desafío, que muchas veces no sé si me está diciendo H o qué cosa, que no hace falta entender para sentir (ni mucho menos) pero lo siento, lo siento aquí (la nuca, por ejemplo) y me olvido que esto es público y lo digo y me abro la camisa como un fervoroso creyente de lo bello y enseño mi corazón sabiendo que nadie se atreverá a clavarme un puñal (lorquiano), que bueno soy, que cito al toro desde el 7 (siete) y se distrae con los monosabios no sé si para despistar o que los toros son así, despistados.
Cambio de tercio. Tengo amigos/as de aquí, de los de carne (y hueso) a los que no he abrazado nunca (muchos/as no se dejan), quita, quita, que esas cosas no son de hombres (dicen los hombres) o son de demasiado hombre (dicen las mujeres) y va a ser que no. En cambio (atenta aquí, India), por medio de estos humildes trabajos he conocido a personas de todos los lugares (del mundo y no exagero, o sí, pero poco) y nos hemos abrazado y ha sido como si nos conociéramos de siempre y siempre o nunca son espacios de tiempo cortos (una vida) y eso da sentido a la presunta soledad de estos muros, blogs, webs, páginas, bitácoras o cómo los quieran llamar, yo los llamo comunicación, entrega, trabajo, amistad, amor y si no, pues no.

Pedro Martínez dijo...

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.), disculpen, ustedes son así de normal o entrenan (no es una pregunta). Me parto el alma cada día intentando escribir un texto diferente y ustedes insisten en alabar los poemas ajenos que escojo o en criticar que el poeta X no usa mayúsculas. Hostias. Llévense lo que quieran pero no me lo digan, tengan la decencia y el buen gusto de no decírmelo. Que esto me lo espetan así, tan finos, en un bar (por ejemplo) y les volteo por encima de la barra, a todos, a Emilia, a Aitor y a Cía. Aguanto una, dos, tres pero ya vale, manda huevos, no me los toquen, joder, ya vale (bis).

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg