2.5.14

La pradera sin ley.



Los hombres aman siempre
la misma mujer.
Los poetas escriben siempre
el mismo poema.
Por eso hubo siempre tantos errores

Max Aub.



Dedicado a su esposa, Schoenberg terminó en Navidad su segundo cuarteto de cuerda,  el centro tonal era imperceptible en los movimientos finales. En su lugar una soprano canta un poema de Stefan George que empieza así “Siento, presiento aire de otros planetas” y  discurre con cuatro acordes tonales aislados entre sí.

Aún falta bastante para Navidad y me resultan áridos los cuartetos de cuerda, los acordes tonales, aislados o no y estoy centrado ahora en un tratado de gestos, en la recolección de momentos en los que el aire de mi planeta se ilumine y disipe la furia y el misterio, acorte la distancia entre los otros y mi mismidad con brillo en la piel, chasquidos de confianza y caricias en un abandono al yo qué sé.
Sé que es igual, aquí es aplicable aquello de tomar el rábano por las hojas y me esfuerzo en el rábano sabiendo que huertas, regantes y sindicatos agrícolas  no son mi especialidad, no sé cuál es exactamente mi especialidad, exactamente no sé nada y así se llenan mis jardines de excursionistas de lo medioambiental con rústicas botas de goma que pisan mis petunias y saltan sobre los charcos con piruetas entre taimadas y que me está usted contando, oiga.

El password de hoy es “desilusión” (sin comillas y sin acento). 


2 comentarios :

bixen dijo...

Un rábano solo, no sale por las hojas, pero muchos juntos, con sus respectivas, sí.

Pedro Martínez dijo...

bixen, ¿dónde andabas?

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg