30.1.14

Memoria sobre el opaco cristal del amor.





Sentado bajo el alcanforero, después de la cosecha,

el minotauro del miedo olisquea la mano de una mujer dormida
sobre cuyo cuerpo escribe sus más bellos poemas.


Lastimado,
sabe que está perdido, nadador en un mar sin orillas
deslizándose hacia el centro de la tormenta.


Aunque intenta meter cuñas en el mecanismo del tiempo,
llega la noche, cambia la piel del cielo
y no hay días detenidos, hay la espera.


Vigilante, mira al pez merodeando en la fuente de aquella
a la que ama. Como un pintor ciego reparte colores al azar,
deja la huella de sus dedos en las paredes blancas.


Obstinado,
se obceca en este torpe viaje hacia sí mismo, todo ojos,
con un dolor en la oquedad del pecho.


Quiere borrar con las uñas la certeza de que ahí tiembla
el amor, desnudo, vigoroso, inoportuno, arrasando
desde la raíz del viento, desde el hálito triste de saberlo.


Temeroso, desde un murmullo esférico busca las palabras
precisas, indaga en el secreto en lo oscuro,
acumula indicios, una prueba, teje la figura en el tapiz.


Y hay un abismo de sed en sus pupilas.


4 comentarios :

Magnolio dijo...



Hace poco oía a una poeta decir que un poema ha de leerse varias veces, dejarlo, y volver de nuevo a él con frecuencia, que sólo entonces será posible oirlo y luego percibir su sentido.

He llegado por tercera vez a "un abismo de sed en sus pupilas" y ya me gusta su música.

Y ¿es el amor un opaco cristal o lo que queda (si queda algo) despues de que el cristal se adelgace? Es igual, también te ha quedado precioso.

Besos.

Pedro Martínez dijo...

Querida mía, en este medio, con que alguien lea una sola vez ya es un milagro.
Los poetas suelen estar en otro mundo, el suyo.
No tengo ni la más remota idea de lo que queda después del amor, quizás dolor. O alivio, yo que se. Dejo el poema y allá quien lo lea,
Me han llamado la atención en FB y De momento ya he cambiado centauro por minotauro para acompasarlo con el dibujo picassiano que adorna el poema,
Al final casi tengo que pedir disculpas.
Que dura la vida de los maletíllas de la escritura.
Muchas gracias, Magnolio,

Magnolio dijo...



No te lo he dicho - un comentario da para lo que da - pero la ilustración (y tan ad hoc) me ha encantado.

¿Qué es la FB? ¿El FBI de algo pero sin I?

"Maletillas de la escritura": me lo quedo!!!


Pedro Martínez dijo...

Magnolio por supuesto, las ilustraciones están escogidas con mimo.
FB es Facebook, lugar que frecuento y que me aporta nombres y conocimientos (también)
Quédate con lo que quieras, de eso se trata.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007