21.12.13

Tao

Del Tao se puede hablar, pero no del Tao eterno.
Pueden nombrarse los nombres, pero no el Nombre eterno.
Como origen de cielo-y-tierra, no tiene nombre, pero como "la
Madre" de todas las cosas, se le puede nombrar.
Así pues, oculto desde siempre, hemos de contemplar su esencia
interna.
Pero manifestándose continuamente, hemos de contemplar sus
aspectos externos.
Los dos fluyen de la misma fuente, aunque tengan nombres
diferentes; y a ambos se les llama misterios.
El Misterio de los misterios de la Puerta de toda esencia.


(Lao Tze)




Señoras y señores, nos queda la esperanza. No se me vayan a ir abajo ahora. Estamos entrando en un mundo nuevo de comunicación aérea. Ni siquiera conocemos los límites. Tampoco las normas, las reglas, las consecuencias. Leo a escritores con seudónimo (que se llaman a voces por sus nombres), funcionarios (que funcionan en poemas no oficiales), paseantes (que pasean desde su cubículo detrás, dentro de la pantalla), amas de casa (que llegan a todo, novelan, hacen sentir, estremecen con palabras tendidas al viento), jubilados (con júbilo), adolescentes (con experiencia de anciano), jubilados adolescentes (¿), adolescentes jubilados(¿), obreros de la construcción (de maravillas del lenguaje), deportistas (del verso, con y sin record), ejecutivos sin cartera (con carteras repletas de versos diversos), cirujanos (abriéndose a sí mismos el pecho con sensibles bisturís), desocupados (que se ocupan de interesarnos), torneros (de sensibilidad), fontaneros (de arterias atascadas de emoción), mineros (que bajan tan dentro que encuentran cielos de ternura), carpinteros (sosteniendo la viga maestra de las sensaciones), copistas (que copian y son copiados por los que copian), maquinistas de tren (silbando melodías en las vías), ingenieros de caminos (eso), arquitectos (levantando puentes desde ahí hasta aquí mientras lloran dulzuras), psiquiatras (paseándose por dentro, por un jardín de flores negras), mujeres y hombres (tú, yo, ese señor de verde) asombrándose de tantos aficionados a escribir, desentrenados pero con la capacidad intacta para pellizcarnos el corazón, ahí donde confluyen los ríos de alma, donde se despeñan las cataratas del lenguaje que sale del estómago de la sensibilidad, o el saber hacer, técnica, delirio, ocurrencia, instinto, soplo de los dioses, casualidad, melodía en el caramillo de juglares, brillo de voces armónicas en el templo en penumbras y emocionado del yo. Amén.




Es decir: A y B.
Es decir: izquierda y derecha.
Es decir: otro oscuro post..



0 comentarios :

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007