17.6.13

Frustración.



Al fin y al cabo, eres bastante
normal: dos brazos, dos piernas
una cabeza, un cuerpo
aceptable, dedos en los pies y en las manos, a veces
excéntrico, a veces sincero
pero no demasiadas veces, demasiados
aplazamientos y excusas pero
te adaptarás a todo, cumpliendo
con los plazos y con las otras
personas, fingiendo amar
a la mujer que no debes durante algún
tiempo, escuchando a tu cerebro
encogerse, tus diarios
extendiéndose mientras te haces mayor,
haciéndote mayor, por supuesto
morirás, pero aún no, sobrevivirás
incluso a mis ideas distorsionadas sobre ti
y no quiero hacer
nada para solucionarlo
tu desdicha y tu enfermedad
no estás enfermo ni eres desdichado
sólo estás vivo condenado a estarlo.

Margaret Atwood






Al salir de Nájera me despisté.

Pregunté a una madrugadora si iba bien por esa calle.

–Sí, siga todo derecho – me dijo.

Pero no.

Llevaba unos cuatro kilómetros carretera adelante, el cielo amenazaba mucha lluvia y no  veía peregrinos por ningún lado, de hecho no veía a nadie, tampoco veía ninguna flecha amarilla.

Al de un rato, a lo lejos, un chaval venía por el arcén de la carretera. Le esperé.

–¿Me he perdido? –le pregunté.

–No, vas bien, la carretera se junta luego con el Camino –respondió.

Y empezamos un diálogo curioso sobre esto y aquello. Me dijo que tenía 17 años y que iba a trabajar a un aserradero que estaba cerca, que sus padres no tenían derecho a ponerle a trabajar tan joven, que estaba aburrido de trabajar.

–¿Llevas mucho tiempo? – pregunté.

–Sí, desde el lunes –respondió.

Eso pasó un miércoles.

Pobre chaval, no le queda nada.



0 comentarios :

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007