10.12.12

Viajes para dummies.



Este es un manual para viajeros primerizos y bienintencionados.

Supongamos que usted quiere viajar, es igual dónde, New York por ejemplo.
Vale, se va a un agencia de viajes y se compra un billete.

Después debe solicitar por internet el ESTA, paga 14 dólares al gobierno  de EEUU y se lo dan (otra cosa es que después le dejen entrar), lo imprime, lo guarda.

Cumplidos estos trámites preocúpese de la maleta, ropa adecuada a la estación  del año, no demasiada, si le hace falta ya se la comprara allí o pasara frío o calor o lo que se tercie. Con ella a cuestas, con la maleta,  debe desplazarse al aeropuerto más cercano en autobús, taxis, le lleva un amigo/a en su coche, va andando o en bicicleta, va, con su billete, por supuesto.

Supongamos que usted parte desde Bilbao y resulta que tiene un vuelo de transito, después de facturar   su equipaje escucha por los altavoces que en Frankfurt está nevando y hay un retraso de ni se sabe. El avión llega, tarde pero llega, se sube  y vuela con usted dentro hasta allí donde no nieva pero su próximo vuelo también tiene retraso.



A pesar de ser Frankfurt un lugar de paso, o por eso, debe pasar varios controles  con funcionarios que hablan un perfecto alemán, sonría, siempre ayuda. Cumplidos los tramites enfila un largo pasillo hasta su terminal, la A26, en el quinto pino. Pero, ay, no hay dicha total, por el camino le para un policía  de unos dos metros y perfectamente alimentado que le sugiere que pase a un cuchitril y se someta a un cacheo  en el que le tocan  partes de su cuerpo que habitualmente no le tocan, hasta que determinan que eso que pita es la chapa de sus tejanos, hale, pringao, pase.



Sube al avión, se sienta, más o menos cómodo y durante 9 larguísimas horas, le dan de comer, de cenar, el desayuno, lo que sea, si no son de Iberia las azafatas suelen ser amables aunque hablan raro, los niños lloran, las madres les canturrean, las señoras y señores rubios pasan muchas veces por el pasillo para hacer su necesidades, alguien habla muy alto, otros tosen.
El avión está volando sobre el océano, en la pantalla dan "El legado Bourne", te la ves si quieres, te adormeces, miras cuanto falta, te duele el culo, el avión está volando cerca de Groenlandia, lees una revista, lees "Historias de New York" de Enric González que es magnífico, lees " Lugares que no quiero compartir con nadie" de Elvira Lindo, que es muy malo, te duele el culo, te impacientas, tienes ganas de llegar, el avión está volando sobre Canada, te aburres, piensas que hubiera sido tu vida si la ornitología ocupara todo tu ocio, piensas tonterías, te ves sentado en la roca Mount Tom, emulando a Edgar Allan Poe, viendo correr el Hudson, media vida después, no se sabe cómo, llega.

Aunque llega es una forma de  decir. Sales del avión, caminas, caminas hasta Inmigración y te colocas al final de una gigantesca cola de pacientes inmigrantes como tú que van pasando lentamente por unos pasillos donde con suerte, una hora después te miran con suspicacia, te preguntan, te toman las huellas dactilares, te fotografían el iris del ojo, te vuelven a preguntar, "¿tiene usted intención de matar al Presidente de los Estados Unidos?" , le dices que no y corres a buscar tu maleta. Si está la coges y si no te para un señor policía generalmente de raza negra, muy serio, que te dice que la abras,  si no llevas pistolas, fruta, jamón, semillas, esas cosas, la cierras y sales a la calle, ya estás en New York. ¡Bien!



Bien, New York más o menos, como dónde vas a vivir, o dormir o lo que sea estará en Manhattan, todavía deberás ir hasta allí, otra vez en bus, metro, taxi o ese amigo que viene a buscarte, 50 dólares mínimo.

¿Ya?, ¿ha llegado usted?
Muy bien, disfrute de la ciudad porque el regreso es algo parecido

¿Merece la pena toda esta historia?
Rotundamente, si.

Pues eso, viajen o quédense en su casa, yo que sé.



2 comentarios :

Anónimo dijo...

Coña, no sé, no sé. Tendré que pensarlo mejor. Este viaje que no he hecho se me está atravesando por momentos y vienes tú y dices que después de todo el "tinglao" si merece la pena.
Hummmm, muchas sesiones de almohada quedan.
Abrazos y besos a discreción

paola dijo...

por lo que veo, si saco Pasajes a Frankfurt voy a encontrar sitios increibles.. el problema es que seguro en el mes de enero el clima es un poco seco y muy frío. Quizás me conviene viajar en junio

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007