17.12.12

La invasión de las liebres. Dispersión.



Fue aquella mañana que salimos a buscarlo. Estábamos todos menos el ángel. No había un jefe y así nos fue. La culpa fue de la niebla, también. No es cierto lo que dicen, no llevábamos armas, excepto la rabia. Pensábamos volver para la merienda pero el bosque se enemistó. Tengan en cuenta lo del jabalí y aquellos pájaros de pecho rojo. Por supuesto que Marta no debió haber venido, no por nada, todos sabíamos su aversión hacia las liebres. Construíamos la realidad aunque luego. No sé por qué me justifico, al fin y al cabo no le encontramos. Lo pagó un inocente, Marcelo, quién lo sabe, su cara indicaba lo contrario. Ahora nos buscan a nosotros. Bah, estamos aquí y allá, a refugio, que vengan. Nadie piensa en rendirse. Manden carne y keroseno.




0 comentarios :

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007