22.11.12

Sentado en la mitad del jueves



Estoy sentado en la mitad del jueves, busco lo que no es, las cajas están ordenadas, numeradas, los calendarios se apilan sin eclipses y extiendo los brazos como un profeta para que los días caminen así, paso a paso, sin correr, sin pararse, sin cansancio.

Miro alrededor, fuera, los planetas giran en sus órbitas, sin sobresaltos, tal y como debe ser, no hay noticias del solsticio, ni de la lechuza, el mundo está donde estaba, soy Otro, soy ajeno a lo otro, a la fragilidad, soy lo que me queda por vivir.

Me levanto, me quiero mirar dentro y las murallas rechazan a Josué y a las trompetas, los ejércitos del pudor no me dejan ver (me), hay mil insectos enamorados entre la hierba y el jardinero es un dios malhumorado. Ay, atrevimiento de entrar en el jardín donde cada flor está llena de color, olor, una función estética o aroma de abejas zumbando, girando, sin atreverse a posar el vuelo no vaya a ser qué, no vaya a ser, vuelo constante, círculos en la nada.

Oh, viento rizando la superficie del arroyo de la duda, el hocico de la bestia asoma en el mármol, acaricio la garra del animal que ruge en lo oscuro, pesan los sueños detenidos, pesa el desprecio, el óxido de la promesa no cumplida.


Antes se escribía así: De trenes y viajeros.(Click)

Ahora los pintores ignoran lo clásico y llenan el Guggeheim de impolutos lienzos inundados de blanco. También los poetas, atrevidos, ignoran la realidad y, en vez de escribir certezas, llenan de absurdos enigmas las paredes donde no hay lugar para la duda, para la cal, donde las escaleras sirven para bajar, para subir, para detenerse, para tapiar los puentes, para saber que al pan, pan y al vino, vino.

Estoy sentado en la mitad de un día que curiosamente es jueves, el aburrimiento se acumula en el marco de la ventana, escucho el fluir de mi alma. A ratos sospecho que soy sordo. Dos jóvenes pelean ensimismados, tenazmente. El deseo dormita sobre la seda negra, el deseo, tan distante como… No se hable más, hoy es jueves y estoy (razonablemente) feliz.

(Ilustraciones: Edgar Mendoza)

4 comentarios :

virgi dijo...

Me llegó la luz de tu faro en mitad de la madrugada.
Besitos, ten por seguro que si voy, te lo diré.
Un abrazo grande, Pedro, grande.

MAGNOLIO dijo...

Quiero leer de Tus trenes y viajeros, pero le doy a la tecla y me llevan a otro ventana (curiosos los nombrecitos de este medio) donde me dicen que dé a otra tecla, donde me dicen que si quiero tener mi propio blog, que sólo ponga mis datos y vualá. Insisto - no quiero vualás como si fuera tan fácil, que lo es, todo lo es si si hace regulín tirando a mal - en darle a la tecla de tus Trenes y viajeros, pero como no hay manera y me gustaría leerlo ahora, ya, para comenzar bien este mi Jueves lleno de promesas, nada, nada aburrido, please ¿puedes hacer algo con la teclita de marras? Muchas gracias.

Pedro dijo...

virgi las madrugadas están llenas de avisos, muchos se pierden en mares de indiferencia, por eso son importantes los faros, aún así los naufragios continúan, yo que sé. Un abrazo, guapísima.

Pedro dijo...

Ay, MAGNOLIO caprichoso que ignora que esta mañana, antes de salir a mi diario caminar entre los fríos del amanecer y las nieblas propias de estos inhóspitos parajes, entre salteadores de caminos y tiernas mozuelas que reparten leche por los caseríos de las cimas de los montes, ay, ya, que esta mañana, decía, al revisar lo que colgué anoche he entrado directamente a las entrañas de la Bestia, justo allí donde dejo mis tesoros, mi Smaug vigilante se ha dormido en esta ocasión y ahí estaban, mis creaciones y recreaciones expuestas a las malas artes de cualquier malandrín que podía haber cambiado arte por parte, o yo por hoy, o o, pues eso, ahora que he vuelto, duchado, afeitado, desayunado recuperado de los esfuerzos físicos, que no de los mentales, te complazco, como no, y voliá, pulse usted en ese Click y accederá a mi poema escribo en otro tiempo, en este país, en un momento en el que aún soñaba con trenes y viajeras, ya no, que me desplazo andando, el tren de San Fernando. Goce usté, árbol majestuoso, y extienda sus ramas protectoras sobre este pobre amanuense que apenas sabe decir la p con la a, pa. O así.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007