13.11.12

Parker y los elefantes.

Cuando tú y yo estamos frente a frente 

y una extensión desierta nos separa. 
Cuando la noche cae. 
Cuando nos damos 
desesperadamente a la esperanza 
de que sólo el amor 
abra tus labios a la luz del día.


(Valente)



Cuando Parker encontró a Marie después de tantos años, la comparó con una tienda de objetos preciosos, con escaparates llenos de cristal de Bohemia y delicadas piezas de arte, un establecimiento de lujo con música de Mozart y Bach.

Por el contrario, se vio a sí mismo como un elefante alocado y solitario, un elefante de circo acostumbrado a la pista y a las piruetas, sin domador ni presentador, barritando sus historias en tantas selvas de cartón, bajo tantas carpas.

Y pensó que debía tener cuidado con esa mujer, contenerse, limitarse, ser delicado y atento, incluso mudo, pensar cada palabra antes de dejarla ante sus ojos. Así lo hizo.

Pero el tiempo pasa y todo se transforma, la imaginaria tienda siguió brillando y estando expuesta a que la diferencia de temperaturas hiciera añicos las cuberterías, a que el do  de un tenor quebrase las copas de champán y a que las puertas giratorias dejasen paso a las torpes patas de otro proboscídeo, de otra manada o de otro circo.

Y ya, sin símiles ni ejemplos vanos, Parker se encuentra frente al escaparate de los ojos de Marie, temeroso de los vientos del mar, del insólito bochorno de noviembre, de no querer hacer nada que pueda deslizarse por su sensibilidad, de provocar su rechazo y su adiós.

Parker, elefante o no, quiere entrar en esa tienda, pero es pobre y, para colmo, nunca hacen rebajas, se teme que seguirá columpiándose en el parque de la soledad.

Ay, qué cosas pasan. 




2 comentarios :

Magnolio dijo...


"Cuando Parker encontró a Marie después de tantos años, la comparó con una tienda de objetos preciosos, con escaparates llenos de cristal de Bohemia y delicadas piezas de arte, un establecimiento de lujo con música de Mozart y Bach".

Un párrafo que me haría leer otros doscientos, el hallazgo de cada día que muchos no, una promesa.

Pedro dijo...

Te lo prometo Magnolio que busca entre sus ramas nidos de vencejos y rastros de mariposas de oriente, estructuras de hormigas y huellas de ardillas. Eso

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg