15.11.12

Las venas de las horas

En esta hora del crepúsculo cuarenta, rodeado de máscaras, busco tu paraíso vestido de blanco y soledad y la calle se llena de relojes desbocados.

Desde que te conocí mi vida es otra.

Si no fuera porque tengo tus suspiros colgados de mi oreja diría que lo nuestro está inventado.

Añorándote, me he convertido en un caníbal que se come sus propios días mientras preparo bebedizos con corteza de laserpicio para librarme de otros recuerdos.

Solo conozco los enigmas, del resto nada sé, estoy atrapado por el cruel manipulador que impaciente mueve las fronteras, tú eres la piedra de Rosetta que descifra mis jeroglíficos de siempre.

No me olvides, no me borres, no me dejes sentado en un estante de tu biblioteca, de tu colección de libros ya leídos.

Luchemos, estamos aquí así, para enriquecernos, para ver los días con los ojos nuevos de siempre.

Escribirnos ahora es recordar que estamos vivos, anhelar el momento de encontrarnos, disfrutar de este musgo en la garganta, humedad de saber que nos pensamos. Y ahora me doy cuenta que no quiero escribirte sino hablarte, borrar esa sombra triste de tu voz, demostrarte que estoy aquí, que existimos.

La historia real camina, respetuosa, por la acera. Las historias que me invento invaden el centro de la calle, esquivando a los carruajes, burlándose de los pasajeros, indiferente a los gestos del guardia de la circulación, con su casco risible, y es inútil que levante los brazos, estas líneas van a parar donde yo quiera y me como la manzana, tu corazón ya me lo he comido, con gusano y todo.

Quiero saber de qué oculto pozo de tristeza salieron tus sollozos, de qué negrura brotó tu llanto mientras nos amábamos anoche.

Soy culpable por no haber llorado contigo.

Quiero yacer en un surco de tu cerebro, ver pasar tus pensamientos, espectador preferente de esos rayos diminutos que te circulan, que te llenan de emociones contrapuestas, ahora ríes, ahora lloras, ahora me dejas en la puerta de un bar, bajo la lluvia, ahora me presentas a tus íntimos enemigos, ahora brincas a mis brazos mientras en el cielo se mueren cincuenta estrellas y un tren descarrila en el jardín desde donde quiero sentirte en cada pálpito, cuando la luna pinte los tejados, cuando sueñe que te sueño y sueño que somos demasiado mayores para morir, otra vez, de amor.

Y sin embargo no puedo parar de pensarte, amor, amante, veneno dulce que me corre sin descanso por las venas de las horas.



4 comentarios :

Anónimo dijo...

...

Anónimo dijo...

¿Quésquiere, quésquiere?.


Texto y Besos en racconto
El anónimo nº 13

Magnolio dijo...


Una, que es asidua lectora de esta página, hace tiempo solía pensar en las metáforas, alegoría, comparaciones y demás figuras retóricas como adornos que acompañaban al núcleo de las historias que aquí se cuentan.

Ha pasado el tiempo – el que peina y despeina cabezas – y una, que sigue siendo asidua lectora de esta página, apenas se fija ya en las historias y se lanza cada mañana con la misma voracidad a las tostadas, los tropos, el café con leche, los sinécdoques, la mermelada de arándanos, los hipérboles o cualesquiera otra figura retórica con las que el autor suele acompañar sus relatos y que una, asidua lectora de esta página, ha elevado de figuras retóricas a protagonistas deliciosos de sus desayunos.

Pedro dijo...

Magnolio que alberga y cobija desayunos sobre la hierba que absorbe la humedad cantábrica, el murmullo de los gorriones y algún ladrido que otro, me complace esta tu manera de comenzar el día, en cierto modo da sentido a esta tarea de juntar tantas cosas como dices y de las que uno, pobrecito mío, apenas sabe escribir mi mama me mima, mi sastre no me mima nada y ya me gustaría peinar canas. Y a ti. Gracias. Besos

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007