Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


19.9.12

Escalera


Eduardo Arroyo 

Es mi deseo  bajar con ella por las escaleras de la vida –tantas hemos bajado- de la mano, sonrientes, unidos, enamorados en la alquimia de arrullarnos con manos que asedian duermevelas y fuego de almanaques, frutas y perejil.

Tropezaremos alguna vez, quizás, pero no importa, hombro con hombro llegaremos por laberintos de cordura y escaparates con “se vende o se alquila” en el cristal, con tiendas de juguetes y barrenderos poetas con la boca llena de versos, repartiéndolos por los portales con calderos de estrellas en el quicio.

Ella llena mi cabeza de triángulos isósceles, mi memoria está sentada en el centro de su corazón, cosida con alboroto de caléndulas, carretera sin atajos a su piel sin distancia, con zozobra, su cuerpo es un desorden prendido en el marco de mi deseo, una luz al fondo, mi sedienta mirada en los intersticios, un viento azul moviendo los árboles de la alameda, ella en todos mis sueños.

Seguiremos bajando, juntos.

Además, abajo nos esperan.



2 comentarios :

gloria dijo...

Qué suerte de escalera, sobre todo para mí que vengo a leerla.

Abrazos, si los quieres.

Camille dijo...

Siempre, infinitamente más, me gustó bajar escaleras que subirlas...
Aunque he de reconocer que las mayores sorpresas siempre están arriba de las escaleras.
Pero debe ser por mi tendencia a lo trágico-romántico y su descenso a los infiernos...

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger