2.4.12

Lo omnisciente.

(El Roto)

La Omnisciencia es la capacidad de saberlo todo, o de saber todo lo que se necesite saber. Es una atributo propio de Dios en las religiones abrahámicas. Por asimilación, en literatura, en el caso de que el narrador conozca todos los pensamientos y sucesos de la historia se le conoce como narrador omnisciente.

La omnisciencia es también un concepto de la literatura, que consiste en uno de los posibles roles que puede asumir el narrador de una historia. Un narrador omnisciente suele escribir en tercera persona, y puede describir sucesos simultáneos, pensamientos o sentimientos de los personajes o información aún no conocida, todo lo cual no sería del conocimiento de ninguno de los personajes de la historia (Wikipedia)


Jeanne Dielman vive en el 23 Quai du Commerce, 1080 Bruxelles. No tengo la menor idea de quién es.

Estoy sumergido en la Europa central de William T. Vollmann, literatura pura, difícil, uno de esos libros interminables para degustar en verano, sin prisa, paladeando cada línea. En las primeras páginas cita a Lisca Malbran, corro a google y obtengo apenas una pequeña fotografía y su participación en varias películas al final de la segunda guerra mundial. Desecho el dato y espero la llegada de Fanya Kaplán, un capítulo después.


Si todo hubiera salido como estaba previsto ahora estaría paseando por New York pero el hombre propone y Lufthansa dispone. Será antes del 12 de julio que es cuando caduca mi visado. Como recurso iré a Madrid, que no es lo mismo pero en algún sitio hay que estar.


Ya nunca vendrá el frío
a llenarnos el pozo de zarzamora verde.
Ni volverá tu boca a dejar en la mía el sabor de la almendra.

(Elsa López)

Paso de 12 a 11 y la letra cambia, parece que escribe otro. Vuelvo a cualquier día desde hace tanto y sí, escribe otro, no reconozco esas historias, lo inventado. Raspo los textos hasta quedarme con la esencia, lo mínimo, el dibujo presenta a un hombre atormentado que escribe para huir de sí mismo.

Bebamos y brindemos
por la triste ironía
de estar vivos
y no poder amarnos.

(María Rosal)

Siento que este trabajo diario es superior al que mis escasas fuerzas actuales son capaces de soportar. Para mi sorpresa la estadística al final de la página indica que en los dos últimos meses casi se han duplicado las visitas (de 15.000 a 27.000). La vanidad. Busco por los rincones qué contar a partir de ahora, algo que entretenga, algo que me libre de los tentáculos de la tristeza, que me vista de mí mismo, cuando era.

Por la órbita de los caballos muertos
un sopor sin escrúpulos me conduce hasta el alba.

(Amalia Iglesias)

Dos revistas. En una hablan de Wolfgang Rihm, en la otra de Peter Broderick. Dos estilos, dos opciones. Es curioso, mientras escribo entro a glup y suena Broderick, ¿casualidad?, entro a Youtube y el String Quartet No. 2 op. 10 es demasiado para mis nervios de esta silenciosa mañana de domingo.

Para que venga una lluvia pura sobre la miseria de no saberse nada,
pulsaremos los silencios hasta arrancar una uva demasiado violenta.

(Yolanda Castaño)

Tantos nombres que no conozco, músicos, poetas, suicidas, tiranicidas, escritores, compositores, deportistas, viajeros, personas como usted, como yo, que tampoco conozco, escribir es ser otro, buscar a otro, ponerse en el lugar de otro, seguir intentando lo cotidiano para hacerlo diferente, único, interesante, yo qué sé. Hoy domingo, para el lunes, he empezado así y termina asá. É lo que é.

¿Qué hacer ahora que ya no soy más joven
si todavía no te he conocido?

(Piedad Bonnett)

(Anselm Kiefer)


Adoro, ahora en febrero,

el dibujo de la isla...

Cuando aún no comienzan a encenderse las luces

y la única blancura deslumbrante

es el destello fugaz de un vuelo de gaviota

hacia poniente.

Veo correr la sombra sobre los últimos pinares

Allá arriba se siente el susurro  de los muertos

...Whiliam parece seda.

El vientre del invierno es frío y frágil;

como dalias tardías de cabeza tronchadas

al socaire de una muralla blanca.

y...

Tu ceniza se diluye allá en lo hondo

amo su mancha opaca

sombra tan grácil, tan quieta

tan liviana...

Posada de través sobre mi ánimo

esa condensación de pena y filigrana...

BEGOÑA EGUILUZ

4 comentarios :

Begoña Eguiluz dijo...

Me gustó el vieje. Lo disfruté en mares e islas. Hubiera dado más de algo por encontrarme un verso mío por ahí pero...no era el día de las causalidades que hubiera dicho Cortázar.

Pedro dijo...

Pues nada, Begoña Eguiluz, esta es tu casa, eso está hecho.
Muy honrado de recibir tus versos en esta humilde esquina. Muchas gracias.
He escogido ese poema, entre tantos tuyos tiene para mío algo especial.

Begoña Eguiluz dijo...

¡Muchas gracias, Pedro!...Luce precioso.

Pedro dijo...

Gracias a ti, Begoña.
Por supuesto que luce precioso, es un magnífico poema que hace sentir.
Seguro que quién conoce Urgull lo disfruta más.
Quién no conoce Donosti ¿a qué espera?

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007