Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


3.2.12

Ella siempre dice no.

Para G.
Ella siempre dice no, por principio, por hábito, obstinada, ausente.
Esta es la historia de toda una vida, de un amor duradero y no correspondido.
Desde niños, jugando al escondite, a pillar, a campo quemado, decía no. ¿Quieres jugar en mi equipo? No. ¿Quieres que nos escondamos juntos? No.
Ella todavía llevaba calcetines, le pedí una cita. No. ¿Quieres que salgamos a pasear por la alameda? No. ¿Quieres darme un beso? Noooo.
Pasaba el tiempo. Ella fue por un lado, yo por otro. A veces la veía del brazo de un robusto mozo, sonriente. Me moría de celos, de envidia. Siempre buscaba la ocasión de llamarle por teléfono. ¿Quieres que estudiemos juntos? No. ¿El domingo estarás sola? No.
Se casó, así, como lo digo. Con el robusto no, con otro, con un intelectual de gafas gruesas, bastante mayor, bajito, feo. Se me cayó el mundo encima. Quiero darte mi enhorabuena. No hace falta. ¿Podremos hablar algún día? No.
La vida siguió. Perdí su pista pero seguía en mi cabeza, confieso que no pude olvidarla. Me casé. Tuvimos un hijo. Vinieron los momentos malos, luego regulares, otra vez malos en lo económico, también. El matrimonio no lo soportó, nos separamos, cambié de ciudad.
No voy a contar los años siguientes, fueron duros. En mi pecho seguía conservando el recuerdo de aquella mujer que siempre me dijo no. Quizás por eso no podía olvidarla. Un día visitando una oficina, la encontré, trabajaba allí, estaba muy cambiada, al momento supe que aún la amaba Le pregunté: ¿me recuerdas? No-contestó -. Soy este hombre que siempre te ha amado. Le di todo tipo de detalles, de momentos presentidos. No caigo–dijo -. Aún así me contó que estaba divorciada, que su matrimonio no salió bien, que no tenía hijos, que vivía sola. Me envalentoné. ¿Quieres que tomemos un café? No–respondió -.
Sin desmayo seguí rondándola los siguientes años. Ella, también sin desmayo, dijo que no a todos mis requerimientos. ¿Quieres que vivamos juntos? No. ¿Quieres que hagamos el amor? Nooo.
Me jubilé, la verdad es que estaba aburrido de trabajar. Con tanto tiempo libre pensé más en ella, si cabe. Rondaba el portal de su trabajo, como un niño, como un viejo. Ni caso, ella no me hacía ni caso. Durante una temporada no pude verla, no iba a la oficina. Al cabo de unos días me enteré que estaba enferma. ¿Necesitas algo? No. ¿Te preparo un caldo? No.
Tengo 70 años, estoy con un ramo de flores entre los brazos. ¿Quieres que las deje aquí? Sé que ahí abajo, a dos metros de profundidad ella está pensando... No




café preto - dandara (letra: cannibal. música: cannibal, dj bruno pedrosa, pi-r, areia) by cafepreto



13 comentarios :

cristal00k dijo...

Y sin embargo...

Pedro dijo...

Que no, que no, cristal00k, que siempre dice no.
Como la muñeca de Michel Polnareff.

Pedro dijo...

Por supuesto, Nikté, va mucho, mucho más allá. Mi imaginación es muy limitada, me limito a contar mi vida. Es igual sobré qué o quién escriba, siempre es mi vida. Es por eso que tengo poca fortuna como escritor y me tengo que refugiar en la esquina de este blog.
Aunque tampoco estés demasiado segura, escribir es mentir. Cuando cuentas la realidad, esta va tan rápido que quizás ya no lo es. Qué cosas.

gaia07 dijo...

Me gustaría saber por qué, mientras leía, me he enfadado tanto con ella.

Un beso

Magnolio dijo...

El final (literariamente de lo más difícil) es muy bueno: consigue que un pleonasmo se convierta en asombro, te hace crack en el cerebelo y lleva el título al extremo con ese "no" y ese "siempre".

Por cierto, es tan claro que escribir es mentir como lo contrario, pero bueno, otro día, cuando toque una de crítica literaria, o del autor y su obra, o del mérito y el talento.

De cenizas dijo...

Yo habría probado con preguntas como: ¿quieres que no nos besemos? ¿Quieres que vivamos separados?



un abrazo

claudia dijo...

Ella sabía perfectamente que con el NO, te tendría siempre ahí.

Pedro dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=faNKLdu9dIU&feature=player_embedded

Pedro dijo...

gaia07, es por efecto del afecto.
Un beso

Pedro dijo...

Magnolio, los pleonasmos, los espasmos y los orgasmos son ese tipo de cosas difíciles de conseguir. Sobre todo si no escribes…y etc. Y ya que escribir es mentir y lo contrario te aseguro que me alegras tu comentario (privado).

Pedro dijo...

De cenizas, te juro que se lo dije. Un abrazo

Pedro dijo...

Ay, claudia , tenías que habérmelo dicho antes.

Nikté dijo...

Ya caí, sé el porqué ese hombre "fiel" como el jardinero; se sentía tan atraído por ella. Solo las niñas siempre dicen no; entre otras cosas, claro.
Has provocado mi sonrisa, pero algo me dice, que esto va mucho más allá.

Ains

Tu Niké

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger