29.4.11

Walter Benjamin, ¿por qué ahora?


"La construcción de la vida se halla, en estos momentos, mucho más dominada por hechos que por convicciones. Y por un tipo de hechos que casi nunca, y en ningún lugar, han llegado aún a fundamentar convicciones. Bajo estas circunstancias, una verdadera actividad literaria no puede pretender desarrollarse dentro del marco reservado a la literatura: esto es más bien la expresión habitual de su infructuosidad. Para ser significativa, la eficacia literaria solo puede surgir del riguroso intercambio entre acción y escritura; ha de plasmar, a través de octavillas, panfletos, artículos de revista y carteles publicitarios, las modestas formas que se corresponden mejor con su influencia en el seno de las comunidades activas que el pretencioso gesto universal del libro. Sólo este lenguaje rápido y directo revela una eficacia operativa adecuada al momento actual. Las opiniones son al gigantesco aparato de la vida social lo que el aceite es a las máquinas. Nadie se coloca frente a una turbina y la inunda de lubricante. Se echan unas cuantas gotas en roblones y junturas ocultas que es preciso conocer" (Walter Benjamin: "Gasolinera", en Dirección única.)

Leo a Walter Benjamin en este texto escrito hace noventa años. Quizás estoy obsesionado pero me parece que está hablando de algo parecido a un blog. Un adelantado, un visionario.

“En un amor, la mayoría busca una patria eterna. Otros, aunque muy pocos, un eterno viajar. Estos últimos son melancólicos que tienen que rehuir el contacto con la madre tierra. Buscan a quien mantenga alejada de ellos la melancolía de la patria. Y le guardan fidelidad. Los tratados medievales sobre los humores saben de la apetencia de viajes largos de este tipo de gente.” (Walter Benjamin)

Fue roja, dicen unos. 

Cinco millones de parados en España. Fukushima en ebullición. Explota una bomba en Marruecos. Muertes y muertes, sufrimiento en Siria, en Libia, en Yemen, en Costa de Marfil, en Palestina y me dejo algunos países, seguro.  Sí recuerdo Haití.
 
El árbitro nos robó el partido, dicen otros.

"Mientras estés trabajando, intenta sustraerte a la medianía de la cotidianeidad. Una quietud a medias, acompañada de ruidos triviales, degrada. En cambio, el acompañamiento de un estudio musical o de un murmullo de voces puede resultar tan significativo para el trabajo como el perceptible silencio de la noche. Si éste agudiza el oído interior, aquél se convierte en la piedra de toque de una dicción cuya plenitud sepulta en sí misma hasta los ruidos excéntricos. "(Walter Benjamin)





¿Por qué se habla tanto de Walter Benjamin? 

Ni se compra ni se vende el cariño verdadero, pero hay que vender, vender, vender, buscar lo que atraiga a los potenciales compradores de cultura. Cierto, me hablan de su Libro de los pasajes (click) y, ya, me lo quiero comprar. Voy a la Fnac, lo busco, 1.104 páginas, 103,30€, leches con los cultos, se lo pediré a los Reyes (Magos). Veo su disponibilidad en la Mediateka de la Alhóndiga, no está, pero encuentro su “Dirección única”. Me lo llevo a casa bien apretado contra el pecho (me aterra esta inmediatez de desear algo y obtenerlo inmediatamente, se me está muriendo el deseo). 











¿Quién era Walter Benjamin

Escritor, teórico marxista y filósofo estético alemán. Nació en Berlín en el seno de una familia judío-burguesa y estudió filosofía en Berlín, Friburgo, Munich y Berna. En 1920 se estableció en Berlín y trabajó como crítico literario y traductor. Sus esperanzas de realizar una carrera académica quedaron frustradas al rechazar la Universidad de Frankfurt su tesis doctoral, un estudio brillante aunque esotérico del drama barroco alemán titulado El origen de la tragedia alemana (1928). Durante la década de 1920, Benjamin asumió postulados marxistas bajo la influencia del compositor Ernest Bloch y del crítico marxista György Lukács. También trabó una estrecha amistad con el escritor alemán Bertolt Brecht, defendiendo su concepto de "teatro épico". En 1933, como consecuencia de la llegada de los nazis al poder, Benjamin se refugió en Francia, donde comenzó a escribir una obra monumental que no llegó a terminar sobre Charles Baudelaire, publicada en 1973 con el título Charles Baudelaire: un poeta lírico en la era del gran capitalismo. Las obras más conocidas de Benjamin fueron sus ensayos El autor como productor (1934), La obra de arte en la era de la reproducción mecánica (1936) y Iluminaciones (1961). Son ensayos sobre temas estéticos y literarios desde un punto de vista marxista que ejercieron una gran influencia en su época y que son considerados clásicos. En el primero de ellos Benjamin afirma que el auge del fascismo y la sociedad de masas son síntomas de una era degradada en la que el arte sólo es una fuente de gratificación para ser consumida, pero que podía servir de vehículo de difusión del comunismo y concienciar así a las masas. Con la ocupación de Francia por los nazis en 1940 Benjamin intentó dirigirse a Estados Unidos atravesando España, pero al ser detenido en la frontera franco-española se suicidó.  © eMe  (El poder de la palabra)


¿Por qué Walter Benjamin no ha entrado al Dominio Público en España? 

Es muy largo, si quieres, entérate aquí (click)

¿Por qué me interesa tanto Walter Benjamin?

Por varias cosas. Me fascina su figura, su cultura, su trabajo y, sobre todo, porque me hace sentir y pensar -no sé si por este orden-, recordar, aprender, me incita a leer, escribir, comentar...

El resto lo pones tú, lector, que es viernes y no puede estar uno en todo.




4.910.200 parados en España

9 comentarios :

gaia07 dijo...

También a mi me asusta poder obtener inmediatamente mis deseos.
¿Dominio o Vergüenza pública española?

Gracias por este descubrimiento.
Un beso

Nikté dijo...

Nunca me han interesado los que tras tanta "sapiencia" terminan suicidándose.

Anónimo dijo...

Un 26 de septiembre murió Walter Benjamin. Corría el año 1940. El pensador alemán, judío y marxista, había traspasado los Pirineos con el objeto de embarcar hacia EE UU. Llevaba varios años de exilio en Francia. Huía de los nazis. Y encontró la muerte en el pueblo catalán de Port Bou. En una fonda de la frontera, bajo la vigilancia de tres policías del régimen fascista que tenían las órdenes de deportarlo en la Francia colaboracionista de Vichy al día siguiente. Un día como el de hoy.
Sus allegados hablaron de suicidio; el parte médico tipificó el deceso de muerte natural. Nunca se han esclarecido completamente las circunstancias que rodearon la muerte de este pensador, uno de los más influyentes de la primera mitad del siglo XX, el autor de La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica.
¿Encubrió el médico la verdadera causa de la muerte? ¿Adónde fue a parar su último manuscrito? ¿Tenían conocimiento las autoridades españolas acerca de la importancia de este "viajero extranjero" que fue enterrado según rito católico y bajo un nombre equivocado? ¿Se trató realmente de un suicidio?
La muerte del gran pensador ha provocado numerosas especulaciones. Incluso el episodio ha sido tratado por la novela El pasajero Walter Benjamin (Igitur) de Ricardo Cano Gaviria, una "elegante y muy sutil recreación de las últimas horas que precedieron a la muerte por morfina del escritor, que oficialmente murió de hemorragia cerebral en aquel hotel de frontera de Portbou", en opinión de Enrique Vila-Matas. El escritor catalán comenzaba así un texto del 26 de septiembre de 2000: "Prefiero pensar que hace 60 años en Port Bou, en las horas que precedieron a su muerte por morfina, Walter Benjamin conoció cierta lucidez mientras sufría las tinieblas y, en la desgracia final, conoció la pasión de no tener nada; una pasión que no deja de ser un buena compañía a la hora de vivir y también a la hora de morir".

Anónimo dijo...

Según algunos comentaristas, Benjamin se suicidó en la población catalana de Portbou, en la frontera hispano-francesa, mientras intentaba escapar de los nazis,aunque no se tienen pruebas de que realmente fuera un suicidio, ya que se estaba administrando morfina, y los médicos que lo atendieron supusieron que un exceso del narcótico pudo haber acabado con su vida.

mjromero dijo...

http://www.jacquesderrida.com.ar/textos/textos.htm

No es lo mismo, pero es muy bueno, no sé si lo conoces. En esa dirección puedes leerlo en castellano y gratis.

Pedro dijo...

gaia07, es terrible, se me están muriendo los deseos (algunos). Que quiero tal (un disco, un libro, una película) y la obtengo al momento. No solo eso sino que no tengo capacidad para asimilar tantas cosas.
Ahora bien, calma al obrero, hay algunos deseos que no solo no se me mueren, sino que crecen floridos, pujantes, como enredaderas ilusionadas. Lo que es.
En fin, tú sabes, lo que se dice…
Un beso (¿ves? Por ejemplo)

Pedro dijo...

Nikté, año 1940, Port Bou, la frontera, los alemanes matando todo lo que se movía por arriba, los españoles que habían ganado la guerra matando a muchos de los que se movían por debajo, un intelectual judío en mitad de ninguna parte.
Hay que estar ahí
A mí de Walter Benjamin me interesa todo.

Un beso, desinteresada.

Pedro dijo...

Gracias Anónimos

Pedro dijo...

Dobles gracias mjromero
Las primeras por tu amabilidad al dejar mi cocina expuesta a los ojos de los visitantes. Un detalle. Gracias.
Las segundas por el link. Ayer mismo estuve ojeando a Derrida en uno de sus libros (no recuerdo el nombre). Muy interesante.
Un abrazo.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007