1.3.11

Sol


SOL


Catarsis

Catarsis (del griego κάθαρσις kátharsis, purificación) es una palabra descrita en la definición de tragedia en la Poética de Aristóteles como purificación emocional, corporal, mental y religiosa. Mediante la experiencia de la compasión y el miedo (eleos y phobos), los espectadores de la tragedia experimentarían la purificación del alma de esas pasiones.

Según Aristóteles, la catarsis es la facultad de la tragedia de redimir (o "purificar") al espectador de sus propias bajas pasiones, al verlas proyectadas en los personajes de la obra, y al permitirle ver el castigo merecido e inevitable de éstas; pero sin experimentar dicho castigo él mismo. Al involucrarse en la trama, la audiencia puede experimentar dichas pasiones junto con los personajes, pero sin temor a sufrir sus verdaderos efectos. De modo que, después de presenciar la obra teatral, se entenderá mejor a sí mismo, y no repetirá la cadena de decisiones que llevaron a los personajes a su fatídico final.

En las tragedias clásicas, el motivo principal del infortunio es casi siempre el hibris, o el orgullo desmedido que hace creer a los mortales superiores a los dioses, o que no los necesitan ni les deben honores. Dicho hibris es considerado como el más grave de los defectos, y la causa fundamental de todos los infortunios. De este modo la tragedia también alecciona y enseña al espectador respecto a los valores de la religión clásica. La catarsis es, pues, el medio por el cual los espectadores pueden evitar caer en dicho hibris.

En el psicoanálisis

El término catarsis se ha usado en la medicina como equivalente a purga. De forma eufemística se refiere a la limpieza del intestino por medio de algún elemento laxante o purgante.

El término catarsis ha sido adoptado por la psicoterapia moderna, en particular por el psicoanálisis freudiano, para describir la expresión o la experimentación de las más profundas emociones asociadas a menudo con los sucesos del pasado del individuo que en un principio habían sido inhibidos, reprimidos o ignorados y nunca habían sido expresados de forma adecuada. Esta expulsión de vapor puede reducir el estrés psicológico a corto plazo pero puede igualmente tomarse como un mecanismo de recompensa y reforzar ciertos comportamientos que conduzcan a futuros ataques de llanto

Este concepto fue denominado como
método catártico por ser la expresión o remembranza de una emoción o recuerdo reprimido durante el tratamiento, lo que generaría un "desbloqueo" súbito de dicha emoción o recuerdo, pero con un impacto duradero (y le permitiría luego al paciente, por ejemplo, entender mejor dicha emoción o evento o incluso hablar ampliamente sobre ello).
De Wikipedia




Oración
Líbranos, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores.
Cristina Peri Rossi

Descubro este poema, breve, intenso, fácilmente comprensible por aquellos que han disfrutado grandes amores, dolorosamente cierto para los que los sufrieron, jocoso ya que la invocación al Señor es privilegio de ateos, medroso porque si se produce el encuentro ya no te salva ni dios. 

Admito discusiones.

Reminiscencia

No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares
en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques
donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas
que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables
como las pocas cosas que habíamos conocido.
Cristina Peri Rossi



4 comentarios :

Mayte dijo...

Peri Rosi es una de mis poetizas consentidas, sentida, pasional, arrasa como el fuego y en cada palabra pone el sentido y el sentimiento (es que me gusta mucho me has dado en un gusto particular). El amor se enciende con la menor provocación, cuando se ha conservado vivo, tan vivo como el sol, aún cuando no eres ni siquiera -o no has querido- ser consciente y esta vez no discuto contigo (es que no me sale, aún...jejeje) pero tampoco con ella, que me libre -o no-de re-encontrarme con Él... por Mi, por todo lo que nos rodee en ese punto. Amén.

Mua, Mua, besucona voy hoy. Además de correctora...:p

Mayte dijo...

Lo he buscado y lo transcribo...de mis favoritos.

"Cómo amaba los manuscritos
de tus manos
en la alfombra
en la mesa de todos los días
en los mansos atardeceres
en el polvo de la ventana
en la monótona arena de la playa
Mansas manos
mensajes monosilábicos
Pero nunca supiste qué palabra escribías.


-Mensajes-

gaia07 dijo...

Mira, entre tu Sol y el que veo por la ventana, los poemas tan certeros de Cristina Peri Rossi, y el Wonderful, wonderful day que suena, la catarsis que me acaba de agarrar ha sido total.

Me voy totalmente purificada al curro, sin discusiones posibles.

Besos y besos, ¡so guapo!

MAGNOLIO dijo...

Me devano el cerebelo: ¿Qué relación tiene la explicación - aparte de la siempre importante función formativa - del término “catarsis” con los versos de Cristina Rossi?

¿Te han catarseado? ¿Nos deben catarsear? Por cierto, ambos dos se contradicen ¿no?

En el primero, reniega de los antiguos amores, en el segundo los ensalza. Imagino que se refiere a distintas clases de antiguos amores. Por un lado, a uno de esos que te cruzas de acera pensando “qué horroroso está e/la pobrecito/a”. Por el otro, también te cruzas de acera, no por él/la que sigue macizo/a, sino por su santa/o que tiene cara de bruja/o.
Con la Bening no me pasa, me sigue gustando sola y con acompañante.

Qué bien, he visto la relación: en cualquier caso los antiguos amores siempre me ponen contenta. Esto de escribir es la leche, catártico.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg