24.3.11

Parker en el Metro.

La luna pasa rápidamente,
Las ramas aún sostienen
Las gotas de lluvia.

Basho



Parker había entrado en el metro por la estación de Albia y pensando en sus cosas hasta llegar a Erandio no se percató de la bella dama sentada frente a él.

Cruzaron sus miradas y Parker desvió la suya a la negrura fuera del vagón. Aquella mujer le recordaba a alguien que conoció. Durante el trayecto volvió a mirarla varias veces con disimulo y sí, estaba seguro, la había tratado antes.

En Sopelana coincidieron en la puerta de salida, Parker le cedió el paso con una sonrisa. Ella dijo gracias y ese fue el comienzo de una conversación por los túneles abovedados camino de la luz.

¿Nos conocemos? -preguntó Parker.
Sí -contestó ella.
Estaba seguro –dijo él.
Estás muy cambiado, John –dijo ella.

Parker pensó que debía estar muy cambiado para parecerse a un John desconocido pero le siguió el juego. Habló de temas triviales, cuentos de ancianos perdidos en un bosque, niños prisioneros en casas de chocolate, senderos de piedras reluciendo a la luz de la luna, las calles húmedas, el eco de pisadas en la noche, películas chinas, el rocío temblando en las hojas de loto, esas cosas.

Ella escuchaba con atención mientras caminaban por las calles desiertas de una urbanización inmensa, impersonal, parte de una ciudad dormitorio.

John, ¿quieres venir a mi casa? -dijo ella.

Y Parker dijo que sí ya que no tenía nada mejor que hacer. Ni siquiera sabía qué hacía en aquel lugar, con flores blancas en la solapa de la gabardina de grandes botones, con ranas entre los juncos de un insólito arroyo cercano.

Llegaron al portal y a la luz de las lámparas fluorescentes Parker se sintió tenso, ella era hermosa y el amor revoloteaba entre los buzones de la correspondencia y una bombona de butano en una esquina. En el ascensor quiso abrazarla (a la mujer no a la bombona) pero un “espera, cariño” le dejo mirando al suelo.

Pasa y ponte cómodo –dijo ella.

Parker pasó hasta una minúscula sala y se quitó toda la ropa.

Ella volvió con una bata corta que dejaba al descubierto unas piernas interminables.

Parker se acercó a ella.

Ella se acercó a Parker.

¿Estás cómodo así, desnudo? –preguntó.

Sí –contestó Parker.

Bien, prepátate –dijo ella mientras del cajón de un armario sacaba varios folletos y un cuaderno de tapas duras-. John, cariño, de todas estas cosas ¿qué te interesa? –y extendió sobre una mesita baja los papeles con fotografías de artículos diversos.

Media hora después Parker esperaba en el andén de regreso. Vestido, claro. Había comprado una cubertería levantina de cien piezas, una colección de chuchillos japoneses, toda la gama roja de Tupperware, un kit de supervivencia, una balsa hinchable y tres docenas de preservativos finlandeses garantizados contra fugas radiactivas, total 1.563 euros.

Parker silbaba mientras enfilaba la cuesta de Ibáñez de Bilbao. En el fondo, muy en el fondo de sí mismo, sabía que nunca espabilaría. 




7 comentarios :

mabel g. c. dijo...

Jajajaja... Espera un momento, voy a meter al chihuahua en la jaula y vuelvo. Me gustaría saber si te vestiste para ir silbando cuesta arriba.

Aunque nada de esto resulta extraño, teniendo en cuenta que en el último viaje que hice en tren, me encontré a Murakami atravesado en un pasillo.

Felices sueños, te lo digo ahora, por si el chihuahua me muerde y tengo que ir a urgencias.

virgi dijo...

Parker no sabe la cantidad de técnicas de merchandising que existen.
Aunque si vuelve silbando, es feliz, que le quiten lo bailado.
¡Qué genial!
Besitos, muchos.

Romek Dubczek dijo...

jejej qué ingenuo este Parker. A mí me hubiera sucedido lo mismo. Es más, yo se lo hubiera comprado todo. Hay tanta ternura en la desesperación de vender. El vendedor tiene una energía peculiar.
Eso si me pilla de buenas, si me pilla de malas uso su misma cubertería para abrirle en canal jejej.
Un abrazo :)

claudia dijo...

A mí también me ha pasado esto. Y sin desnudarme. Me dí cuenta en las últimas entregas de una colección que no me interesaba lo más mínimo y todavía circulan por mi casa vasitos, cubiertos y mochilas de Beatrix Potter.

Cecy dijo...

Es otra experiencia de conocer a alguien, que le vende y el compra su tiempo al menos por un rato. Lo que si se lleva algo.
Es un pretexto para volver...

Saludos.

Mixha Zizek dijo...

Buen texto y diverido con un excelente epígrafe

gaia07 dijo...

Si, prácticamente, solo es un ejemplo de lo que nos pasa casi a diario. Nos ofrecen lo que nos gusta para encajarnos lo que no necesitamos, creo que lo llaman marketing.
Ya lo dije una vez, las mujeres aprendemos rápido. Tenemos buenos maestros ;-P

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007