22.3.11

Después del incendio


  
- Dice que quería recuperar el placer de escribir que tenia a los 14 años ¿lo había perdido?

- Si. Madurar como escritor consiste en ir siendo cada vez más libre, y es muy difícil conquistar esa libertad interior. Lo que más nos cuesta saber en la vida es quiénes somos y qué deseamos, porque vivimos para lo que los otros quieren de nosotros. Luego, se va uniendo la presión del querer ser, de la vanidad, del entorno, porque la escritura es cada vez más un mercado. Hasta mi madre me dice, hija has bajado un puesto en la lista de los superventas. Casi todos los novelistas escribimos desde niños porque es nuestra forma de vivir, de soportar la negrura de la vida. Y esa emoción se va retorciendo.


(El País Semanal) Entrevista a Rosa Montero

Mañana del martes después del incendio, después del nacimiento de una nueva era, carreteras mojadas, cielos abiertos con estelas de aviones, olores y colores de la recién estrenada primavera, sabores de tomate, jamón y ajo, aceite por su cuerpo, pechos hambrientos, besos, gozosa pelea, caricias como fieras rondando la presa, somos presas mutuas, indefensas, atadas a la estaca del amor en el verano que ya ruge.
Desde ayer duermo solo, en la noche ansío el calor de su cuerpo junto al mío. Pero ahora, desde el comedor me mira con frialdad y apoya el filo de una navaja de ironía sobre mi frente. No es un sueño porque siento el gusto salado de las lágrimas entre mis labios.

Santa Virgen de Begoña ruega por nosotros.

(Dibujos: Fred Beltran) 

3 comentarios :

Cita dijo...

Muchas gracias por tu visita, como ves, he tardado poco en devolvértela.
Esa soledad lechal (de lecho, no de leche) es la que te ha inspirado, verdad? siempre el sentimiento oscuro crea escritos tan viscerales.

y respondiendo a tu pregunta en mi blog... no, nunca me ha mirado...
Besos
Cita

gaia07 dijo...

Ocurre siempre tras las llamas que todo queda arrasado. Soledad, negrura, frío e ironía.

Cercar el fuego y ser sutil con lo que pones en juego, saber que dos cuerpos hambrientos deben satifacerse lo justo para volver a rugir al tiempo, que vale la pena pasar un poco de frío en solitario.
Debería cubrir esta enseñanza una buena parte lectiva de nuestra educación, el odio a uno mismo lleva consigo la autodestrucción, en soledad o acompañado.
Eres inclemente recordándonos las equivocaciones.

Un beso admirado.

Romek Dubczek dijo...

Mi primera noche quedó enterrada, ya ni me acuerdo de cuándo fue la primera vez que me sentí así. Ha pasado tanto tiempo y se ha repetido tanto a lo largo de mi historia que a veces parece que no me duele. Cuando bebes mucha agua salada al final termina por saciar la sed.
saludos

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007